CLUTCH – Earth Rocker (2013)

 

Poco se puede decir a estas alturas de la película sobre Clutch que no sepa ya el buen amante del rock, porque se trata de una de las bandas más excelsas, personales y honestas de cuantas operan hoy día en el género de vertiente más clasicista. Pocas formaciones son capaces como ellos de sonar únicos y diferentes partiendo de las archiconocidas coordenadas del blues y el rock’n roll, y recoger las alabanzas tanto de rockeros como de punks y metalheads. ¿La razón? Una actitud, discurso y espíritu reminiscentes de la escena hardcore/punk  junto a una contundencia y grosor propias del sonido stoner, que unidas a su amor incondicional por la música de raíces estadounidense les otorgan esa capacidad de conexión transversal. Tras más de 20 años de carrera y una discografía de escándalo nos llega Earth Rocker (2013, Weathermaker Music), su décimo álbum de estudio y cuyo título no podría ser más adecuado para definir a la banda de Maryland.

En un mundo donde lo sencillo es tirar por la vía de la evasión y muchas bandas de rock se van por los cerros de Úbeda con temáticas ocultistas-psicotrónicas-espaciales, Clutch son esa dosis de maravillosa realidad (porque también la hay) asentada firmemente en el planeta Tierra. Y de entre todos los álbumes del cuarteto destacará Earth Rocker, además de por ser uno de sus ejercicios más redondos, por incidir aún más si cabe en este aspecto, pues abandonando su vertiente más etérea (de jam band) han decidido abrazar el rock de alma vulcanista y veloz haciendo guiños a sus comienzos por el camino. Engarzando la energía pasional de su juventud junto al grosor y la experiencia ganados con los años, los Clutch de 2013 son una indestructible máquina de rockear y parir temazos a años luz tanto de la legión de clones de la escena stoner como de los nuevos abanderados del revival hippie-clasicista. Ellos son una entidad muy diferente, algo que dejan claro desde esa bomba inicial que es Earth Rocker, un corte con el magnífico gordor guitarrero de Tim Sult, el equipo de demolición rítmica formado por Dan Maines y Jean-Paul Gaster y el inconfundible registro del profeta Neil Fallon. Con la velocidad de crucero puesta continúan en las poderosas Crucial Velocity y Mr. Freedom, antesalas de otro de los misilazos del disco, una D.C. Sound Attack! de inconfundible sabor sureño y olor a proclama que invita a forzar cervicales y elevar el puño al cielo. Esa desquiciada apisonadora que responde al nombre de Unto The Breach nos recuerda a los Clutch que son capaces de componer hits hasta cagando, aumentando la sensación de sorpresa cuando llega Gone Cold, un blues denso y caluroso con la genial gravedad de Fallon como estrella del acto. El retorno a los orígenes no se efectúa sólo en el ámbito de la energía, y cortes como Cyborg Bette hablan de esa banda que llevaba (y lleva) con orgullo sus viejas camisetas de Black Flag, difuminando de paso las barreras entre el punk y el rock’n roll a base de genialidad compositiva. Podríamos seguir hablando de los guiños al hard rock clásico de The Face o The Wolf Man Kindly Requests… o incluso al stoner de Oh, Isabella, o alabar la genial producción y el sonido compacto y poderoso que ha conseguido, pero a estas alturas es mejor simplemente parar y dar gracias al Maligno por ser contemporáneos de una banda como Clutch, que con Earth Rocker han facturado una verdadera maravilla (y van…) que sin despeinarse se coloca como mejor disco de rock del año. ¿Qué todavía quedan 9 meses para que finalice? En Diciembre hablamos.

Earth Rocker es puro rock del siglo XXI, ese que manteniéndose fiel a las raíces y la tradición es capaz de mirar al futuro a base de ilusión y talento, demostrando de paso que el género no se cimenta ni en otros planos de consciencia, ni en el cosmos, ni en el Infierno cristiano. Nace de hombres comunes y de la tierra que pisan, como Clutch. Que sigan otros veinte años más.

 

BUY IT!!! (Weathermaker Music)

OFFICIAL WEBSITE

 

Reseña invocada por CTHULHU.