CULTES DES GHOULES – Henbane (2013)

 

Un pequeño rumor recorría los bajos fondos del underground extremo, como un sordo quejido proveniente de algún insondable plano de existencia paralelo al nuestro. Las señales cada vez estaban más claras en el firmamento, esperando el momento preciso para revelar al mundo el retorno de los antiguos terrores ancestrales de la mano de sus más sacrílegos sacerdotes, los polacos Cultes Des Ghoules (nombre extraído de un libro de magia negra de los Mitos de Cthulhu, lo que otorga positivos en esta casa). A pesar de llevar relativamente poco tiempo en activo el cuarteto ha conseguido erigirse como toda una institución de culto merced a tremebundos ejercicios de Black Metal como su debut Häxan (2008, Under The Sign Of Garazel Productions) o su espectacular EP de hace dos años Spectres Over Transylvania (2011, Under The Sign Of Garazel Productions), que nos hablaban de una banda tremendamente respetuosa con las raíces del género pero al mismo tiempo diferenciada gracias a unas ambientaciones que dotaban a su propuesta de una personalidad arrebatadora. Tras fichar por el fantástico sello estadounidense Hell’s Headbangers (hogar de titanes como Speedwolf, Ravencult, Midnight o Acid Witch entre otros) regresan con su segundo largo Henbane, una nueva demostración de poder ignominioso para deleite de nuestros oídos putrefactos.

Creo poder afirmar sin temor a equivocarme que Henbane es todo un paso adelante respecto a Häxan, y aunque los elementos configuradores de la propuesta de Cultes Des Ghoules siguen siendo prácticamente los mismos las composiciones que integran su última blasfemia sonora nunca habían alardeado de emitir un brillo tan perfectamente maligno. Rechazando el reciente hype que recorre el género y a sus efímeros seguidores, los polacos se enroscan alrededor de las raíces del género e invocan 5 cortes que nos hablan de su amor por la primera y segunda oleadas de Black Metal, esas que moldearon el último gran vómito estilístico de la oscuridad sonora y que en el caso de Cultes Des Ghoules copulan con unas ominosas ambientaciones enamoradas de los grandes clásicos del terror fílmico. La producción se ha vuelto mucho más nítida que en anteriores ejercicios (dentro de los cánones de crudeza y primarismo del género), haciendo que la propuesta del cuarteto sea menos opaca, densa e inaccesible pero ganando a cambio la clara visión del pavor, la doliente diferenciación de cada ingrediente que bulle en el caldero de estos terroristas sonoros, deviniendo curiosamente en el trabajo más agresivo y fiero que jamás hayan compuesto. La interpretación vocal de Mark Of The Devil sigue siendo una de las más impresionantes que se puedan escuchar en el Metal Extremo, y su surtido de alaridos, quejidos, gritos furibundos y dramatismo demente capaces de transportarte a un mundo de caos y dolor reptantes, a un plano de existencia moldeado para pulverizar cualquier atisbo de cordura. Otro de los grandes avances de Henbane respecto a su debut es la impresionante mejora que Machine ha llevado a cabo con su guitarra, y si Häxan pecaba de cierta simpleza y linealidad en ese aspecto parece que el músico ha centrado todos sus esfuerzos en solventar sus limitaciones anteriores a base de esfuerzo, imaginación y talento. El guitarrista parece bendecido por el Maligno, siendo capaz de despedazarte con el clásico tremolo picking black metalero en Idylls Of The Chosen Damned, invitarte con sus blasfemas melodías al ceremonial de Vintage Black Magic o reventarte la nuca con el sorprendente gancho de The Devil Intimate o Festival Of Devotion. Fantástica versatilidad que tiene en una sección rítmica con el poderío y pegada de un troll de las cavernas anfetamínico al mejor acompañante posible, y que en sus momentos de espiral hipnótica se conjugan para coquetear incluso con estructuras enamoradas del Doom. Porque los 5 cortes que componen Henbane son de cocción lenta como las pócimas más dañinas, brebajes donde los negros efluvios de las atmósferas desplegadas por los polacos borbotean como en la pútrida The Passion Of A Sorceres, otra joya de estructuras cíclicas y pegajoso encanto necrótico con el alma añeja de los grandes clásicos del terror. Que otros se lancen en brazos de la abrasividad sludge o las estructuras post-metaleras buscando recrear el mal, poco importa, pues Cultes Des Ghoules conocen los arcanos ritos de invocación y la correcta certeza de que la oscuridad anida en las viejas recetas del género, un Black Metal que en sus manos vuelve a palpitar con renovado vigor misántropo.

Henbane es la reivindicación del Black Metal clásico como válido en este siglo de mierda e inmundicias, la constatación de que aún son posibles las vueltas de tuerca a un sonido capaz de enroscarse sobre si mismo buscando el infinito. Con él Cultes Des Ghoules han creado un tremebundo túmulo sonoro en honor a los Poderes Arcanos, mezcla de caos desatado y negras ambientaciones que llenarán de éxtasis sodomita nuestras almas sedientas de pavoroso escapismo.

 

BUY IT!!! (Hell’s Headbangers)

 

 

Reseña invocada por CTHULHU.