CULTURA TRES – Rezando Al Miedo (2013)

Tremendas ganas tenía de hincarle el diente al nuevo trabajo de Cultura Tres, y más tras la jugosa re-edición que el sello británico Devouter Records hizo de su anterior trabajo El Mal Del Bien (2011), poniendo sobre la mesa la obra de una de las bandas más personales que militan actualmente en las filas del sludge/doom internacional. Manejando una fascinante propuesta a caballo entre la música de vanguardia, el sludge, el rock alternativo, una oscura psicodelia y el doom amante de las disonancias y las estructuras mutantes, los venezolanos vienen a demostrar que todavía es posible dar una vuelta de tuerca más a un género saturado de clones de Electric Wizard. Para refrendarlo regresan con Rezando Al Miedo (2013, Devouter Records/Cumpa Records), una obra descomunal y cargada de rabia que no dejará a nadie indiferente.

Si bien es cierto que América Latina no posee cuantitativamente hablando un gran número de bandas metálicas o rockeras, sorprende sin embargo la desbordante personalidad que atesoran la mayoría de ellas. Alejadas de la degeneración endogámica que afecta a muchas de las escenas occidentales, las formaciones latinoamericanas abren sus propios caminos incorporando de paso el vasto y rico legado cultural de unas sociedades que se niegan a olvidar sus raíces (mal que le pese al rodillo ideológico colonialista). Desde Sepultura a Reino Ermitaño pasando por Yaotl Mitclan o Tlön, vemos cómo se incorporan sin prejuicios las sonoridades venidas de fuera pero llevándolas a un terreno donde el latir de la tierra y su comunión con el hombre tienen un peso fundamental, ecos de un pasado en el que todavía éramos conscientes de nuestra interdependencia. 

Cultura Tres pertenece a este selecto grupo, pero al igual que las bandas citadas ha horadado la tierra para encontrar sus propias respuestas, moldeando en negro barro una criatura única, hipnótica y primaria, como un elemental invocado para castigar al hombre por sus agravios contra él mismo y contra lo que le rodea. Con un furibundo mensaje antirreligioso (evidentemente con el foco puesto en el cristianismo, pero no sólo en él) y ecológico, Rezando Al Miedo es un grito desgarrado contra la barbarie, esa que se viste de traje  o sotana y da clases de moralidad mientras desangra al planeta a los pies del dios del egoísmo. Para que el alarido se oiga por encima del ruido de fondo de la mediocridad reinante el cuarteto venezolano ha pulido y engrasado su maquinaria, y sin necesidad de cambios radicales en su propuesta ha encajado de tal manera las piezas de la misma que ha creado no sólo su mejor disco hasta la fecha, sino uno de los trabajos más finos que el sludge/doom haya dado en años. Abrazando las disonancias y andamiajes fluctuantes del buen doom primigenio, Cultura Tres abre las puertas de par en par a la evocación impregnando la edificación con una densa brea de sensaciones y ambientes oscuros realmente atemorizantes que tampoco hace ascos a rabiosos arranques de furia metálica.

Un buen ejemplo de ello es la inicial La Selva Se Muere, compendio incontestable de riffs dislocados y poderosos que cuando entra la voz hace que recordemos con nostalgia a los Sepultura del Chaos A.D. Es Mi Sangre es un medio tiempo muy sabbathico que abraza la vertiente sludge del doom, con Alejandro Londoño abandonando la guturalidad para adoptar una interpretación vocal que juega a la subyugación del oyente. En Hole In Your Head vuelve a recordar a un Max Cavalera desatado, con las guitarras de Juan de Ferrari y el propio Londoño clavándose como puñales en tu piel para desgranar otro corte que es pura furia contra el status quo. Uno de los puntos álgidos del álbum llega con En Esta Tierra, ejercicio superlativo de transversalidad a través del rock y el sludge/doom que tiene unos riffs asesinos y que explota con el fraseo «y en el suelo/está escrito en sangre/ en esta tierra se acaba el miedo/ porque si no hay Dios/ tampoco hay Infierno». Se puede decir más alto (que también lo dudo) pero no más claro. Como escupitajo a la barbarie colonialista llega 1492, composición que arranca con toda la bilis de las afrentas pasadas y acaba en un lamento por el dolor sufrido a ritmo de oscuridad y clasicismo progresivo capaz de poner los pelos de punta. Rezando Al Miedo combina también estas dos facetas, de nuevo con unas guitarras añejas e incendiarias que tienen en los gritos y susurros de Londoño la guinda a otra composición de 10. El amor que el cuarteto venezolano tiene por Alice In Chains, algo siempre presente en su discografía, explota en la poderosa La Ley Del Dolor con unos riffs que podría haber firmado el mismísimo Jerry Cantrell y unas torturadas melodías vocales a medio camino entre el irrepetible Layne Staley y el más puro rock independiente. La sorpresa llega con el ciclópeo final que es Forget I’m Here, joya evocadora y melancólica que nos retrotrae a los titanes del doom gótico Paradise Lost y que languidece a través de minutos de notas arrastradas y drone incómodo, recordatorio de que estamos ante un disco real, y por lo tanto doliente.

Rezando Al Miedo es una maravilla multirreferencial disparada contra el corazón de nuestras miserias y que conjuga con pasmosa facilidad los universos del doom, el sludge, el rock progresivo y el rock alternativo. Una joya con la que Cultura Tres demuestran que son una de las bandas de metal más importante de este puñetero planeta, independientemente del reconocimiento que reciban. Lo mismo da, porque la verdad no vive del número de aplausos. 

BUY IT!!!:

Devouter Records

Cumpa Records

FACEBOOK

 

Reseña invocada por CTHULHU.