FLASH REVIEWS VOL.VI (3AM, THE LAST THREE LINES, SHININ’ SADE)

Hoy toca asentar las reseñas relámpago en el terreno rockero, pero en su espectro más amplio ya que las propuestas de las tres bandas que traemos hoy no podrían ser más diferentes. Así que si os hace abrid las mentes, los oídos y preparad las maletas porque comenzamos el viaje…

3AM – UFO Blues Tapes (2013, Levitation Records)

3AM es el proyecto en solitario del Chino Burga, guitarrista de la genial banda peruana La Ira De Dios y que nos presenta un sorprendente UFO Blues Tapes a través del sello danés Levitation Records. Con la vitalidad del rock’n roll, la crudeza del garage y los jugueteos sonoros del space rock, los 8 cortes que componen el álbum son lo más parecido a correrte una fiesta en un desvencijado platillo volante entre denso humo e innombrables sustancias estupefacientes. Deudor tanto del legado de Iggy Pop como del de Jason Pierce (léase Spaceman 3 o Sonic Boom), el señor Burga nos sumerge en un mundo de guitarreos sucios, loops y atmósferas oscuras que viene a ser como el lado oscuro de la psicodelia espacial, con toda su alma extraterrestre pero ninguno de sus vicios ni idas de olla lisérgicas. El drone es otro de los elementos a los que el señor Burga le hace guiños, recordándonos por momentos a los míticos Loop londinenses tirando de cosmicidad primaria y minimalista, sin que ello merme las ganas de bailar que transmite en todo momento el álbum y que es uno de sus principales puntos fuertes. Estamos en definitiva ante un disco notable, tremendamente interesante por su juego entre sudor y ácido y que nos deja con muchas ganas de ver por dónde continuará la senda sonora del guitarrista peruano. Muy recomendable.

 FACEBOOK

 

 

THE LAST THREE LINES – Leafless (2013, Aloud Ltd.)

Leafless es un pequeño regalo para los oídos, un maravilloso capricho de la banda barcelonesa The Last Three Lines llevando al terreno acústico algunos de los temas contenidos en su anterior álbum, Visions From Oniria. Aquel trabajo supuso su gran salto de gigante, alejándose de sus comienzos garageros para abrazar una delicada combinación de rock, pop, folk y ritmos bailables que les llevó a telonear a Placebo, participar en el Polifonik Sound o compartir cartel con insignes del indie estatal como Layabouts o Triángulo de Amor Bizarro. En Leafless las conexiones van en otra dirección, y los seis cortes que lo componen recuerdan a ese universo habitado por Fleet Foxes, Junip o Bon Iver. Es decir, intimismo y caricias con sabor a melancolía para abrazar la lluvia que amenaza siempre con empapar nuestros corazones, y que en cortes como Lonely Parade o Ageless devienen en mudas tormentas de bucólica introspección. Si estás en uno de esos días en los que la mirada se te empaña mirando el vacío gris que habita tras tu ventana y sueñas con dejar atrás dolores y heridas buceando en el océano del cosmos, The Last Three Lines le han puesto la banda sonora perfecta al momento, y Leafless será tu particular viaje espacial a través de entrañas doloridas.

BANDCAMP

 

 

 

SHININ’ SHADE – Sat-Urn (2013, Moonlight Records)

Muy grata sorpresa me he llevado con el segundo largo de los italianos Shinin’ Shade, quinteto de Parma que han pegado un estirón cualitativo con el fichaje de la vocalista Jane Esther-Collins entrando a jugar en las ligas de formaciones como Christian Mistress, Royal Thunder o Witch Mountain tirando de densidad, oscuridad y guiños al proto-Doom de formaciones como Pentagram o Saint Vitus. Pero no os engañéis, aquí la estrella no es sólo la señorita Collins (que se gasta un vozarrón de los buenos), ya que el trabajo de guitarras de la dupla Allen Kramer/Mek Jefrey es simplemente espectacular, siendo capaces de golpearte inmisericordes con gordísimos riffs sabbathicos a la par que crear unas atmósferas oscuras realmente inquietantes. Cortes como Through The Wires Of Your Mind pueden ponerte los pelos de punta, mientras que otros como Keyhole/Inner Saturn o Nowhere Dimension son oro puro y de lo mejor que vas a escuchar este año dentro del género. También hay pepinos de Doom ultradenso como esos 8 minutos de oscura brea que es Denied Lovers, e incluso se atreven a cerrar el disco recordando la grandeza de The Gathering en la preciosa Epic Talking, dejándonos la sensación de estar no sólo ante un grandísimo álbum, sino frente a una banda con un futuro gigantesco. Imprescindible si eres de los que amas el rollo.

FACEBOOK

 

Selección y reseñas invocadas por CTHULHU.