FLASH REVIEWS VOL. X (PIGS, PHONOCAPTORS, SPLITTER)

Algunos recordaréis que el año pasado, aún sin tiempo de recuperarnos del último discazo de Unsane, el cabroncete de Dave Curran nos sorprendió con el debut de su banda paralela Pigs, en la que acompañado del batería Jim Paradise (Player’s Club) y el archiconocido productor Andy Schneider (Cave In, Converge, Unsane, Keelhaul…) al bajo nos escupió el fantástico You Ruin Everything (2012, Solar Flare Records) a la cara. Aquel era un trabajo que aunque se movía por coordenadas similares a las de Unsane hacía valer un carácter mucho más macarra y cínico si cabe, haciendo que los amantes del universo creativo del señor Curran tuviéramos un 2012 pletórico. Pues bien, poco más de un año después y para abrir boca de cara a la gira europea que comienzan hoy junto a los galos Sofy Major nos presentan Gaffe, un EP de tres temas con el que descubrir que Pigs siguen en plena forma y que los tendremos por aquí un rato. ¿Y qué es lo que encontraremos en este Gaffe? Pues tres pepinazos de noise-rock cabrón y vigoréxico como sólo unos mamonazos de su talla podrían parir. La inicial Gaffe es un homenaje al libro de estilo de Unsane, con el bajo de Schneider en un nivel de masividad gargantuesco y la enérgica guitarra de Curran repartiendo estopa de lo lindo deviniendo en un corte ideal para dejarte las cervicales y los puños contra el primero que se te ponga por delante. El sorpresón llega de improviso con la pedazo de versión que se cascan de la mítica Elo Kiddies de Cheap Trick, en mi opinión muy superior a la original y que demuestra que con gordor sonoro, mala hostia y bien de noise cualquier clásico puede ser superado. Para cerrar tenemos la poderosa If I’m Luck, auténtica lija sonora del 10 donde músculo y abrasividad se pasean juntas sobre los restos de tu maltrecha alma. Y así se cierra un EP que deja con ganas de más, de muchísimo más, pero que sirve para demostrarnos que el combo sigue en plena forma y no tiene ninguna intención de parar. Bravo y hurra.

SOLAR FLARE RECORDS BANDCAMP

 

 

Phonocaptors son una de las más gratas sorpresas que me he llevado este año en el panorama estatal, y es que el cuarteto de rock instrumental (en su más amplia concepción) procedente de Madrid está muy loco. Maravillosamente loco. Dejando claro que las etiquetas y géneros están para limpiarse el culo y hacer con ellos un variopinto y húmedo collage, su EP debut Mutant Safari nos regala 4 temazos para quemar la pista de baile de cuantos guateques, comuniones y velatorios se te pongan por delante. La cosa comienza con la ovación y vuelta al ruedo de The Dark Surf Returns, la tonadilla que bailaría Bruce Wayne si en vez de crecer en Gotham lo hubiera hecho en la soleada California. Rock vacilón, surf, psicodelía, sudor garagero, cualquier herramienta es válida para Phonocaptors en su particular universo creativo de transversalidad sonora. John Virgin es otra invitación a pegarte una buena sudada, esta vez en clave más rockera que surfera pero con los mismos efectos euforizantes que la primera. Children Of The Swamp huele a duelo fronterizo y propone cabalgar dunas como si fueran olas, destacando la labor de un Óscar Alonso que se sale durante todo el EP con sus teclados. Iron Boots cierra la función con aires de surf ominoso y marcha marcial dejándote no sólo un incomparable sabor de boca, sino la certeza de que aquí hay una pedazo de banda en ciernes.  

 

 

No es la electrónica un género que solamos tratar en Cosmic Tentacles!, pero como la línea de la web no se guía por otra cosa que por los gustos de sus redactores he decidido lanzarme con la reseña de un álbum que me ha agradado sobremanera. Se trata del debut en formato larga duración de Splitter, un jovencísimo músico alemán de 19 años (que viejo e inútil me siento…) de gustos eclécticos y enorme talento que con Thea (2013, Finaltune) ha moldeado un trabajo fantástico y realmente evocador. Sin ser yo un experto en este tipo de sonoridades he de reconocer que situarme con este álbum ha sido más fácil de lo que pensaba gracias a ese eclecticismo al que hacía referencia y que Splitter cohesiona de manera fascinante. Y es que durante la casi hora y diez que conforma el disco se pueden reconocer ecos de Radiohead, de los geniales Aphex Twin y al universo de la Warp Records (que algo ya controlo a pesar de ser un greñudo adorador de Satán), pero seguro que el oyente docto en la materia capta un sinfín de referentes más. Moviéndose siempre en amplios parajes sonoros de expansiva evocación, Thea en ningún momento descuida el aspecto más “bailable de su criatura”, combinando preciosos temas de intimismo pop como Sleeping o Crystal Child con otros puramente trip-hoperos como Burnout Syndrome, sin olvidar hits para venirse arriba como el single The Belt Of Venus (ECET 6º) o acercamientos al ambient en Earth Satellite. Nada fácil es aunar en una misma propuesta un abanico estilístico tan amplio como el que muestra Thea, lo que nos habla de la clase tremenda y el talento compositivo del joven músico alemán, y que estoy seguro dará mucho que hablar en un futuro cercano. Si eres de los que, como yo, piensa que viajar y abrazar las estrellas o  incluso bailar bajo su brillo no entiende de géneros, éste es un disco para ti. No te arrepentirás.

BANDCAMP

 

Selección y reseñas invocadas por CTHULHU.