FOSCOR – Those Horrors Wither (2014)

“Yo te pido la cruel ceremonia del tajo,
lo que nadie te pide: las espinas
hasta el hueso. Arráncame esta cara infame,
oblígame a gritar al fin mi verdadero nombre.”

Julio Cortázar – Encargo 

Cinco años de espera tocan a su fin con Those Horrors Wither (2014, Alone Records), el cuarto LP de los catalanes Foscor y uno de los trabajos más esperados por parte de la parroquia metalera estatal. En activo desde 1997 y con una discografía siempre en un in crescendo cualitativo, parecía que el cuarteto había alcanzado su cenit creativo con Groans To The Guilty (2009, Temple Of Darkness Records), una obra fantástica donde la fría desolación del Black Metal se daba la mano con la emocionalidad oscura del Doom británico noventero (añadiendo aquí a los suecos Katatonia, una clara influencia en la propuesta de Foscor), y que hacía guiños a ese pesimismo existencial encerrado entre notas musicales que tan bien trabajan bandas como Shining (los suecos). Mudados al fantástico sello Alone Records y de la mano de una exquisita edición cuyo artwork de la portada ha corrido a cargo de Comaworx (Deathspell Omega, Urfaust, Entombed) y el diseño a cargo de Ideophony (Ihsahn, Obsidian Kingdom, Leprous), el regreso de Foscor marca un nuevo y excitante sendero en la carrera de los barceloneses.

Es evidente que sin el bagaje anterior que atesoran Foscor un trabajo como Those Horrors Wither no se comprendería en su totalidad, pero es tan grande el salto que ha dado su propuesta que casi pareciera que nos encontramos ante una banda nueva. Cinco años dan para mucho, y en este caso han servido para que el cuarteto destilara y puliera su amor por el progresivo de Enslaved, la vanguardia de los irrepetibles Ved Buens Ende y las disonancias de Deathspell Omega, moldeando una obra que rompe con la dependencia de los clásicos seminales del género para mirar al futuro con una clase y confianza asombrosas. Decía Confucio que quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro, lo que encaja a la perfección con el estatus actual de Foscor. Una banda a la que no se le puede acusar de oportunista ya que sus casi veinte años de carrera son un ejemplo de crecimiento y madurez, de inmersión en un proceso más que del abrazo a un fotograma estático, y que les ha llevado a arribar a ese selecto puerto de vanguardia donde comparten espacio con sus compatriotas Obsidian Kingdom (los cuales intervienen en el tema L.Amor.T). Lo que hace especial a Those Horrors Wither es la forma en la que los catalanes han llevado a su terreno todas las citadas influencias, desvistiendo la forma de tecnicismos y obteniendo así a un fondo que es el mismo pero diferente al mismo tiempo, mucho más claro al eliminar todos los meandros que otros necesitan (o quieren) recorrer para llegar a él, y que dotan al álbum de una fluidez asombrosa para un trabajo de estas características. También nos encontramos ante un clínic de manejo de la emocionalidad y sus extremos, consiguiendo de manera excelente la siempre difícil combinación entre melancolía y rabia, sofisticación y primarismo, y que se sustenta por la inmensa clase compositiva de Foscor y el trabajo de su vocalista (además de bajista) Fiar, que de nuevo vuelve a utilizar inglés y catalán en sus letras como ya hiciera en anteriores trabajos. Redondo a la par que valiente, Those Horrors Wither consigue que batallas entre disarmonías y melodías como Whirl Of Dread, Graceful Pandora o el título que da nombre al álbum convivan con cortes más introspectivos como la enorme y melancólica L.Amor.T, y todo ello regado por retazos de buen gusto en forma de teclados exquisitos, arpegios y un espíritu envolvente y mutante que te mantiene atrapado durante los cuarenta minutos que lo componen. 

Those Horrors Wither es al mismo tiempo un paso más y un nuevo comienzo para Foscor, la cristalización de todas las querencias vanguardistas de los barceloneses en un cuerpo maduro y poderoso, y en el que las fronteras del Black Metal se desdibujan para conformar un paisaje diferente, un caleidoscopio de oscuras tonalidades que les instala desde ya en la liga de bandas como Enslaved y Obsidian Kingdom. Maravilloso.

 

Reseña invocada por CTHULHU.