GEVURAH – Hallelujah! (2016)

gevurahcover

NotasWeb8,7

Pues el mundo en que vivimos está completamente invertido respecto del mundo al que se eleva el alma

El Zohar

Enarbolando el nombre del quinto sephirot del árbol de la vida kabbalístico (hay diez en total, expresando los diferentes aspectos de la vida espiritual y que en el caso de la Guebura hace mención a la Justicia) y con un corpus sonoro de una trascendentalidad ciclópea, el debut en formato LP del dúo canadiense Gevurah podría archivarse a la ligera en la (cada vez más poblada) estantería de las bandas de heterodoxia metálica pseudo-ocultista. Podríamos, pero estaríamos cayendo en un error muy grave. Primero porque su primer trabajo, el EP Necheshirion (2013), era un señor discazo que aunaba lo mejor de la old school sueca de Black Metal con la nueva ola de modernidad disonante encabezada por Deathspell Omega. Segundo porque editan con Profound Lore Records, el mejor sello del planeta y el único que jamás ha editado un mal disco (aunque sí un buen carro de clásicos modernos). Tercero porque su lírica demuestra un conocimiento y profundidad filosófica muy por encima de la media de adoradores infantiles de Satanás, la Gnosis o cualquiera de las filosofías ocultas de las que hayan leído en Wikipedia. Y por último porque Hallelujah! (Profound Lore Records, 2016) es simplemente uno de los mejores álbumes de Black Metal que te vayas a echar a la cara este 2016.


El acercamiento intelectual con que X.T. (batería, guitarra y voz) y A.L. (guitarra, bajo) se acercan y abrazan a Satán es digno de alabanza por lo profundo, utilizando la Kabbala para arribar en la idea del Maligno como una herramienta de iluminación para llegar a un estadio superior de la consciencia. El sephirot Guebura es conocido también como la “mano izquierda”, y su conexión con el “sendero de la mano izquierda” es bastante claro, pero en el álbum convive con temas como Lifting The Veils Of Da’at, donde el Da’at representa al sephirot del conocimiento y es en el que convergen todos los demás en el árbol de la vida formando lo que entendemos como alma humana. De este modo Gevurah no se limitan a adorar a Satanás como un fin en sí mismo, sino que ensalzan su importancia como elemento necesario para la total comprensión de la existencia. Para que todo esto quede cincelado en nuestras mentes se han dotado de una criatura sonora simplemente abrumadora, más de una hora donde Marduk se da de la mano con Deathspell Omega mientras hace guiños a Celtic Frost y que tanto por lo ciclópeo de sus construcciones como por el andamiaje intelectual del que se dotan tienen no pocos elementos en común con los suizos Schammasch. Sin embargo se diferencian los canadienses por una obra donde la abrasividad es la principal herramienta de aprendizaje, y aunque compositivamente estamos ante un verdadero coloso de poderío sonoro es la lija (para oídos y alma) la que gobierna sobre todos los demás elementos. Ahí están cortes dantescos como Cosmic Putrefaction o Dies Irae-Lacrimosa (perversión del himno del siglo XIII compuesto por un fraile franciscano) para mostrarnos esa faceta agresiva y que convierte a Hallelujah! en una experiencia agotadora (en el buen sentido) y sólo recomendada para los buscadores de la Verdad más comprometidos con la causa. Una excepción a esta tónica es la final הַלְּלוּיָהּ (el título del álbum en hebreo), casi veinte minutos de hipnótica repetición y alaridos malignos que terminan de pulverizar tus mundanas defensas y te enfrentan al incognoscible rostro sin filtrar de la existencia. Y es por esa ambición sonora e intelectual, por el triunfo de la pretenciosidad del dúo canadiense, por lo que Hallelujah! se erige como uno de los grandes ganadores de lo que llevamos de año, una oscura joya a la que recurrir cuando no son los oídos sino el alma el que clama por alimento.

gevurahbanda

El debut de los canadienses Gevurah es uno de los colosos sonoros e intelectuales más excitantes de lo que llevamos de año, arcano artefacto donde Marduk, Celtic Frost y Deathspell Omega abrazan a Satanás a través del ocultismo kabbalístico, y cuyo resultado deja anonadado por lo acabada de su ciclópea propuesta. Oscura iluminación entre surcos de vinilo.

Reseña invocada por CTHULHU.