JACOB – The Ominous (2013)

 

Hoy toca cambio de propuesta, y aunque The Ominous no desentona con la oscuridad que suele prevalecer en la web los medios para abrazarla sí difieren bastante de los habituales terrenos metálicos o rockeros. Pero vayamos por partes. Jacob es el nuevo proyecto de David Cordero (Úrsula) y Marco Serrato (Orthodox), cuya colaboración comenzó en los arreglos de lo que más tarde se convertiría en la banda sonora de Seis Puntos Sobre Emma (2011) de Roberto Pérez Toledo, además de reinterpretar las composiciones de los inclasificables Blooming Látigo en Jacob Meets Blooming Látigo (2013, Knockturne Records). Apasionados por la ciencia ficción y las películas de terror, la pareja nos presenta The Ominous a través del prestigioso sello estadounidense Utech Records, que aunque poco conocido es toda una institución dentro del universo Avant-Garde de concepción más amplia trabajando con artistas tan importantes como  Nadja, Blood Fountains o The Skull Defekts. El disco ha sido grabado por Raúl Perez en los Estudios La Mina y por el propio David Cordero en los Knockturne Studios, contando con la masterización del gran James Plotkin (Khanate, OLD), un genial diseño de Keith Utech y fotografías del holandés Jeremy Jansen. Gusto y cuidado exquisito para presentarnos una obra dirigida a ponernos los pelos de punta, y que además de poder adquirirse directamente a través de Utech Records podrá hacerse escribiendo directamente a la banda o mediante el sello sevillano de reciente creación Knockturne Records (Orthodox, Blooming Látigo, Jacob) en algún momento de este mes de Mayo. 

The Ominous es un disco que traspasa lo meramente musical para actuar directamente en el subconsciente del oyente, removiendo lenta y metódicamente cada miedo, trauma y pesar que allí se cobijan, temerosos de salir a la luz y enloquecer a su dueño. Como si de la banda sonora de los nervios rotos se tratase, los 6 cortes contenidos en el álbum no nos muestran el horror sino la amenaza que supone, su existencia esquiva a los sentidos pero cuya presencia se siente a un nivel más primario, animal. Para ello el dúo ha tirado de diversas herramientas estilísticas, desde el Dark Ambient al Noise pasando por elementos del Drone e incluso fugaces melodías cuyo espíritu inasible hace aún más terrorífica la oscuridad que late tras sus composiciones. Siempre que nos movemos por estos terrenos aparece la omnipresente influencia del genial Angelo Badalamenti, pero Jacob no se queda en la mera repetición y utiliza ese legado como trampolín en vez de como piscina, peldaño a través del que auparse para alcanzar su propio firmamento creativo.. Los tres actos en que se divide la primera parte The Ominous son un clínic de cómo invocar la negrura entre notas musicales, un maelstrom de calmas tensas, disonancias, agudos dañinos y palpitaciones malsanas que te hundirán en un profundo pozo de brea. En la segunda parte el Ambient cobra protagonismo principal, también dividido en tres actos bajo el nombre de The Ladder, The Angel, The Whore. El ascenso por «la escalera» es un trayecto incluso plácido, mecidos por las gruesas notas que salen del contrabajo de Marco y que nos relaja a pesar del temor que nos invade por desconocer lo que hay al final del ascenso. Allí, sorprendidos, nos encontramos un «ángel«, cuya presencia no rebaja nuestra alarma por el aumento de oscuridad en la estancia y los inclasificables sonidos que arañan tras sus paredes. Prolegómenos que anticipan la caída de la máscara, la transformación del «ángel» en «puta«, si es que no fueron lo mismo todo el tiempo. La amarga revelación enerva los nervios, acompañada de un insoportable in crescendo sonoro cuyas disonancias amenazan con reventarnos las terminaciones nerviosas, y que al terminar nos dejan jadeando en mitad de una estancia soleada, la nuestra, incapaces de comprender que toda la negrura, la oscuridad que acabamos de vivir, anida ahora en el interior de nuestra alma. 

El debut de Jacob es un formidable ejercicio de evocación sonora, una criatura tenebrosa con espíritu avant-garde pero venenosas garras imbuidas de dark ambient, noise y drone. The Ominous es un viaje al interior de nuestras inquietudes capaz de horadar los rincones más inaccesibles del subconsciente, destapando esos despertares empapados en sudor y los temores que roen las entrañas. Miel para nuestros oídos sodomitas.

BUY IT!!! (Utech Records)

 

Reseña invocada por CTHULHU.