JAMBINAI – Différance (2012)

Ya me extrañaba a mí librarme este año de esos descubrimientos de última hora que de haberse producido antes hubieran entrado de cabeza en mi lista de lo mejor del año anterior. Al rescate de esa frustrante pero (al fin y al cabo) maravillosa tradición llegan Jambinai, un excepcional y exótico trío proveniente de Corea del Sur que con su debut Différance han creado uno de los trabajos más grandiosos que servidor haya escuchado en mucho tiempo dentro del rock instrumental, aunque ya aviso que las etiquetas se les quedan cortas. Reticentes a olvidar sus raíces folklóricas, Jambinai llevan a su terreno los postulados del post-rock, la música ambiental, el noise y el post-hardcore para invocar una criatura con el misterio del lejano oriente ancestral y las pulsiones del rock más moderno. Ellos son EERU (piri, guitarras y efectos), Bomi (haegeum y efectos) y EunYong (geomungo), y te aseguro que después de escucharlos nada volverá a ser igual…

Porque en este mundo lleno de bandas intentando ser los nuevos Explosions In The Sky, Mono o Godspeed You! Black Emperor se agradece la irrupción de una formación con el coraje y el talento de intentar algo nuevo, de asomarse al precipicio y gritarle al horizonte su propia identidad antes de dar el gran salto al vacío. Jambinai lo han hecho, y el resultado es simplemente grandioso. Partiendo de diversos instrumentos tradicionales coreanos como esqueleto de su andamiaje sonoro, pidiendo ayuda a la guitarra eléctrica y la batería cuando procede y añadiéndole al conjunto una creatividad desbordante, Différance alardea de un código genético único y una conformación biológica ultraterrena, una joya que es de lo mejor que ha parido nunca el rock instrumental. ¿Exagerado? No lo creo, y menos con una criatura que es capaz de pasear de manera coherente y con excelencia por parajes como el del folklore, el post-rock, la música ambiental o el noise más furibundo con la maestría de quien se sabe en estado de gracia. Pasajes de belleza minimalista, evocadores momentos entre capas de distorsión, arranques de furia desatada y una capacidad asombrosa para moldear el caos son algunas de las armas que maneja el trío surcoreano, pero cuyo esbozo se queda insuficiente para mostrar la grandeza del tapiz sonoro que es Différance. Otro de los grandes aciertos de Jambinai es huir de esa estructura que con tanto éxito pusieron en práctica Explosions In The Sky y que se basa en la búsqueda del clímax para proponer unas composiciones donde cada segundo cuenta, cada nota es un triunfo en sí misma a la par que constituyente de un todo mayor, y que se aleja de toda la horda de clones actuales con temas de 10 minutos donde lo único salvable es su tramo final (y a veces ni eso). No encontrarás ninguno de esos vicios impersonales en Différance, un viaje realmente especial que huye de mantenerse en ninguno de los caminos despejados por otros para adentrarse en una senda transversal cuyo destino es un paraje único e incognoscible, pero siempre arrebatadoramente bello y salvaje. Una pasada.

Différance es ese disco especial y diferente que el rock instrumental lleva esperando durante años. Puede que su procedencia haga que a muchos se les pase por alto, pero desde aquí no podemos sino gritar a los cuatro vientos la excelencia de un trabajo simplemente alucinante, que desde ya se sitúa en el estatus de las grandes joyas de culto.

FACEBOOK

 

Reseña invocada por CTHULHU.