JARDÍN DE LA CROIX – 187 Steps To Cross The Universe (2013)

Es alucinante el poderío con que la escena rock instrumental ha irrumpido en los últimos años en el Estado español, y aunque gran parte del reconocimiento se ha centrado en los madrileños Toundra hay que reivindicar las aportaciones de numerosas formaciones que no desmerecen en nada el nivel mostrado por los chicos de Aloud, aunque cada una partiendo de sus propias coordenadas configuradoras. Hablamos de bandas como Unicornibot, Layo Raser, Cró! o los que hoy visitan nuestro cubil de perdición: Jardín de la Croix. Sin prisa pero sin pausa los también madrileños han construido una sólida carrera basada en dos fantásticos discos (Pomeroy y Ocean Cosmonauts) y unos enérgicos directos que no han dejado a nadie indiferente. Para refrendar todas las expectativas puestas en ellos llega 187 Steps To Cross The Universe (2013, Noma Records/Lar Gravacions), un álbum en honor al gran inventor Nikola Tesla y que viene con unas cuantas sorpresas debajo del brazo.

El amor por la técnica exquisita y una polirrítmica de escándalo siempre ha hecho que al cuarteto madrileño se le meta en el amplio cajón del Math Rock, un género donde la paternidad de Shellac y Big Black es bastante clara pero cuyo desarrollo ha difuminado sus fronteras hasta hacerlas en muchos casos imposibles de distinguir. Si tuviéramos que simplificar podríamos decir que dos de las grandes ramas en que se divide dependen de la aportación o no a la ecuación del Rock Progresivo; esto se ve claro al comparar bandas que no lo hacen (Unicornibot) y basan su propuesta en la energía casi punk de sus constantes mutaciones frente a las que buscan la fluidez de las transiciones combinadas con esa epilepsia rítmica (Cró!). Jardín de la Croix entrarían en ese segundo grupo, y he de decir que como alumnos aventajados tras escuchar este 187 Steps To Cross The Universe.

Como comentaba estamos ante un trabajo con algunas diferencias respecto a su anterior Ocean Cosmonauts, y todas ellas dirigidas a hacer de 187 Steps To Cross The Universe una obra mucho más directa, enérgica y accesible (en el mejor sentido de la palabra) que en pasados ejercicios. Casi como llevando un pedacito de sus directos al estudio, el último trabajo de Jardín de la Croix acorta su minutaje total (media hora) y hace hincapié aún más en las dinámicas para que el oyente no se distraiga ni aburra a lo largo de los cuatro temas que componen el álbum. Las composiciones muestran una alquimia de proporciones casi perfectas entre math rock, rock progresivo y ciertas pizcas de post-rock (que añaden un acertado poso de evocación a las mismas) que las alejan de la tendencia a la alienación que acechan siempre este tipo de obras, y que les confieren el título de canciones por encima del de meros ejercicios de autocomplacencia. Imposible no emocionarse con la épica hipervitaminada de Topsy’s Revenge, esbozar una sonrisa ante las bellas espirales compositivas de Colorado Springs o evitar aplaudir ese compendio de virtudes que es la final Talking With Planets con su mezcla de evocación y músculo casi metálico. Si a todo ello le sumamos el genial trabajo de producción y mezcla de Carlos Santos y la puntilla final de la masterización de Jens Bogren (Opeth, Paradise Lost, Katatonia), pues tenemos simple y llanamente uno de los discos más destacados de 2013 en nuestro panorama estatal.

Jardín de la Croix han cruzado el universo en 187 pasos y sólo han necesitado uno para encaramarse (si no lo estaban ya) a la cabeza del movimiento rockero instrumental del Estado español, de la mano de su trabajo más directo pero manteniendo ese fantástico caleidoscopio donde hay lugar para las matemáticas, las progresiones y la evocación de corte más cósmico. 

BUY IT!!! (Noma Records)

BANDCAMP

 

Reseña invocada por CTHULHU.