LOS 5 IMPRESCINDIBLES DE… CHRISTIAN VAN LACKE (TORTUGA, ex-TLÖN)

 

Los que nos seguíais en el blog de ECOS DE R´LYEH ya conocéis nuestra debilidad por el universo sonoro de Christian Van Lacke, ex-guitarra y voz de los inclasificables TLÖN, banda argentina/peruana que recogía el legado psicodélico de los seminales TARKUS y lo llevaba a un nuevo y delirante nivel. De sus cenizas ha nacido TORTUGA, formación de caminar más poderoso y pesado pero que no olvida los viajes interdimensionales del pasado, y que completan el bajista madrileño Jesús Morate (Nazca) y el batería Julio «Ñaca» Almeida (Reino Ermitaño). Aprovechando que retomamos conversaciones de cara a la presentación de la nueva propuesta le propusimos que nos hablara de los discos que marcaron su vida, algo a lo que accedió con mucho gusto. He aquí sus 5 imprescindibles:

COLOR HUMANO – Vol II (1973)
 
Este disco lo escuché a fines de los años 80, en un casette que dejaba mucho que desear a nivel sonoro y había perdido ya varias de sus partículas vitales, pero se dejaba escuchar… Un amigo me dijo “Que raro que no conozcas Color Humano si te gusta tanto el rock argentino”. Me hizo una copia y cuando llegué a mi casa lo puse, esperando , no sé, algo medio Charly García y «La Máquina de Hacer Pájaros«, no sé por qué. Empezaron a sonar los primeros compases y el lado izquierdo de mi mente no paraba de estimularse. Era una música que parecía proceder de una caverna espacial, los riffs eran punzantes, cromáticos, delirantes, cuando arrancó a cantar Edelmiro con esa voz tan suya directamente quedé en éxtasis, paralizado de la emoción. Desde ese lejano día es una de mis músicas de cabecera y una gran influencia para mi trabajo. Larga vida a Color Humano!
 
 
PINK FLOYD – Meddle (1971)
 
Un disco exquisito de los de Cambridge, arranca como una tromba, se entra como por un túnel o un agujero negro, y no se sabe dónde puede terminar. Aún hoy me pasa eso, es una sensación  muy especial escuchar One of this days, es puro vértigo. Luego viene una serie de canciones muy en formato de canción inglesa de la época, muy lindas, dejando quizá lo mejor para el final. Echoes es una obra monumental, de una arquitectura musical de alto vuelo, densa, melancólica por momentos, surrealista, son movimientos de una ópera del futuro.
 
 
INVISIBLE – S/T (1974)
 
El  trío Spinetta, Machi y Pomo en todo su esplendor. Una banda única, que derrocha riffs pero que no usa casi distorsión como en la mayoría de los casos y aún suena potente. Un disco muy volado, muy fino e inspirado, con una ejecución magistral de los tres integrantes. Me encanta el sonido que le sacaron  en  los estudios Phonalex. El ingeniero Norberto Orliac, que habitualmente era especialista en grabar bandas de Jazz, les saca hasta el último armónico a cada nota. Reverberados de otro mundo.
 
 
RETURN TO FOREVER – Hymn Of The Seventh Galaxy (1974)
 
Cabecera y escuela: Chick Corea, Stanley Clarke, Bill Connors, Lenny White… 4 monstruos virtuosos de la música en su faceta mas rockera. Connors es el hermano de Hendrix que toca jazz, el baterista no se cansa de darle palazos pero con un gusto exquisito, y el tándem  perfecto que componen Corea y Clarke construyen una de las mejores líneas melódicas que hasta hoy he escuchado.
 
 
BLACK SABBATH – Paranoid (1970)
 
Los amos del riff, un muy buen amigo me dijo una vez: » Iommi invento los riffs y todo lo que se hizo posterior a él son solo variantes”. No estoy de acuerdo, es un poco fanático, pero sin lugar a dudas que sus riffs en quintas son casi académicos, gran influencia siempre para los que hacemos rock pesado, mucha sustancia. En este disco en particular nos topamos con todo el abanico Sabbath. Clásico.