MACHETAZO – Ruin (2013)

Siempre es bienvenido por estos lares un nuevo disco de los coruñeses Machetazo, y recibido entre entusiastas gorgoteos, ceremoniales heréticos y jolgorio etílico sin igual. No es para menos teniendo en cuenta que hablamos de una de las bandas más insignes del extremismo metálico estatal, con una carrera de casi dos décadas, una discografía intachable y el amplio respeto de la comunidad internacional por salvajadas de la talla de Trono de Huesos (2002, Razorback Records) o Mundo Cripta (2008, Throne Records). Militando actualmente en el molón sello checo Doomentia Records, (hogar de titanes como Horn Of The Rhino o Hooded Menace) el abominable trío gallego regresa a todo trapo con Ruin, un discazo como la copa de un pino y que de nuevo ha sido pergreñado en los Treboada Estudios por Paco Liaño, contando además con un señor portadón a cargo del genial artista finlandés Timo Ketoala (famosos son sus trabajos para bandas como Altar Of Plagues, Deathspell Omega, Marduk, Watain o Sunn O)))). 

Al igual que me pasa con el reciente nuevo disco de los blackers Inquisition, me veo incapaz de aseverar que Ruin sea mejor o peor que la media cualitativa en la que viven instalados Machetazo, pero si puedo decir que estamos ante otro trabajo descomunal a cargo de una formación que no necesita cambiar radicalmente de registro para ofrecernos algo nuevo en cada embate sonoro. Manteniéndose fieles al sonido Old School del Death/Grind, lo fascinante del trío gallego es su capacidad para echar a volar y abrazar la mayoría de troncos estilísticos del Metal Extremo, y si bien los comienzos del grupo se inscribían en unas coordenadas puramente Grindcore a día de hoy su militancia se pasea tanto por él como por el Death Metal, el Doom, el Crust y el Black hinchado a esteroides. Lo que a primera vista podría devenir en un batiburrillo de sonoridades imposible de cohesionar, en las geniales y pútridas manos de estos tres heraldos del Apocalipsis deviene en auténtico crimen contra la humanidad amen de una pavorosa travesía por el horror del que es capaz el extremismo metálico en su más amplia acepción. Ahogadas ya las voces que hablaban de ellos como “los Brujería estatales”, Machetazo se han erigido como una entidad muchísimo más poderosa y transversal que cualquier símil superficial pueda enunciar, una capaz de dar una vuelta de tuerca al imaginario sonoro de los seminales Impetigo, vomitar la arrolladora negrura de los mejores Incantation, armarse con la quinta marcha asesina de Napalm Death o Nasum y licuar huesos con unos medios tiempos casi Doom que ya quisieran para sí luminarias como Asphyx o Bolt Thrower. De ese modo pasaremos de ser sodomizados por comadrejas cocainómanas en la inicial Horca, Revientas o Mazmorra, a ver cómo abominaciones de la talla de Tanatorio o Espectro cuecen nuestros cuerpos a fuego lento, sin olvidar una Ruinas que echa el telón de manera grandiosa y sorprendente a ritmo de instrumentalismo y desesperanza. Todos aquellos que tachan al Death/Grind de ser poco menos que un género cavernícola y fosilizado deberían callar la boca y ver las posibilidades que tiene en unas manos como las de Machetazo, capaces todavía de moldear una enésima vuelta de tuerca a su libro de estilo con tan excelsos resultados. Aunque bien pensado todos los que piensan eso del Death/Grind podrían irse a tomar por el culo, sin más explicaciones.

Ruin supone otro golazo por la escuadra en el abultado casillero de Machetazo, y probablemente el disco en el que por fin hayan encontrado su nicho sonoro. Ajenos a etiquetas o simplificaciones, los gallegos han erigido un altar al Metal Extremo donde hay cabida para casi todos los subgéneros de la familia, y que es uno de los discos más bestias y cabrones que vayas a escuchar este año. O cualquiera. Los putos amos.

OFFICIAL WEBSITE

 

Reseña invocada por CTHULHU.