MARS RED SKY – Stranded In Arcadia (2014)

 

Vamos con otro disco esperadísimo en 2014, en este caso por la parroquia stoner y los amantes de la psicodelia hinchada a graves. Y es que tras la irrupción de los galos Mars Red Sky en la arena internacional con su fantástico debut homónimo en 2011 (grabado, por cierto, en el desierto de las Bardenas) todo ha ido rodado para el trío, desde las casi cuatro mil copias que despacharon de aquel trabajo a unos exitosos directos donde música e imágenes copulaban con una magia increíble, pasando por el fabuloso split que lanzaron junto a sus compatriotas Year Of No Light en 2012 o la colaboración de su talentoso batería Mathieu Gazeau con esa bestia parda de los escenarios que es John Wesley Myers (aka James Leg). Habiendo tocado en eventos tan insignes como el Roadburn, Desert Fest, Hellfest, Duna Jam o el SXSW y tras fichar por el sello europeo Listenable Records, las expectativas estaban en todo lo alto de cara a Stranded In Arcadia, un disco que les dispara definitivamente a la primera división rockera. 

Todo lo que rodea a Stranded In Arcadia es muy especial, empezando porque la propia banda no tenía pensado grabarlo como lo hizo. La idea original era girar primero por Sudamérica y posteriormente desplazarse a California para facturar su debut con Listenable Records, pero recibieron la amarga noticia de que las autoridades estadounidenses no les expedían los visados para entrar en su país, encontrándose en Rio de Janeiro sin saber muy bien qué hacer (el título del álbum no es casualidad, y el artwork hace guiños a esa situación). La opción más viable era volver a casa y grabar allí, pero el trío galo (que no es tonto) decidió alargar su estancia en la idílica Brasil y meterse en el Estúdio Superfuzz con Gabriel Zander, dando como resultado una luminosa joya donde la pesadez del Stoner se encuentra con los expansivos horizontes de la Psicodelia Heavy (o Heavy Psych que dicen los anglosajones). He de reconocer que muy pocas bandas en el planeta son capaces de aunar en una misma propuesta riffs ciclópeos, juegos vocales de inequívocas reminiscencias pop, evocadoras jams, melodías y gancho (o groove, como queráis llamarlo) como lo hacen Mars Red Sky en su segundo álbum, dejando en el oyente tras su escucha la sensación de haber viajado a soleados parajes de ensueño (de nuevo las referencias a la utópica Arcadia no son gratuitos). Guiado por el mastodóntico bajo de Jimmy Kinast, la clase percutiva de Matgaz y la lisérgica guitarra de Julien Pras, Stranded In Arcadia nos lleva a un viaje donde Sleep y Earthless se encuentran con Cheap Trick, The Beatles y el universo creativo de Robert Wyatt, y donde la tectónica abandona la oscuridad para abrazar el radiante optimismo propio de décadas pasadas. El paso adelante que han dado respecto a su debut es notable, pero no tanto en líneas rupturistas como por un avance evolutivo que no por coherente deja de sorprender. Así cortes como el gargantuesco Hovering Satellites o Seen A Ghost hacen guiños a su debut pero conviven con joyas de nuevos brillos como Join The Race, una suerte de The Beatles hinchados a esteroides y pedaleras fuzz, cortesía de la ridículamente infecciosa interpretación vocal del señor Pras (con la colaboración de Jimmy Kinast), que también nos hace acordarnos de los legendarios Simon & Garfunkel (no por nada el batería Matgaz bromea etiquetando el sonido de la banda como «Simon Sabbath»). También tenemos momentos de pura jam lisérgica, caso de Arcadia, con una explosión final que es lo más parecido a salir disparado desde una playa paradisíaca rumbo a los confines del Universo, y que nos da un respiro para atacar una Circles que es puro groove merced a los riffs más apegados al Stoner Rock de todo el álbum. Aunque en el paraíso, los galos muestran su encierro finiquitando la función con una fugaz Beyond The Light que repite la línea de guitarra de la inicial The Light Beyond, y que nos habla de que no todos los encarcelamientos son malos si las cadenas nos atan a la imaginación. Puede que esa combinación de extremos por los que se mueve Stranded In Arcadia no sea del agrado de todo el mundo, o que su marcado carácter lisérgico pueda con la paciencia del oyente más «ligero», pero de lo que no cabe duda es que con él Mars Red Sky han parido uno de los discos más frescos y fascinantes que el universo Stoner vaya a ofrecernos en 2014.

Stranded In Arcadia marca el gran salto hacia delante de Mars Red Sky, el moldeado definitivo de esa Arcadia particular donde Sleep y Black Sabbath se encuentran con The Beatles, Simon & Garfunkel y Robert Wyatt. Psicodelia Heavy, Stoner y Pop que de la mano del trío galo deviene en toda una delicia para los sentidos, y que les sitúa como una de las bandas más personales y talentosas del panorama rockero internacional.

FACEBOOK

 

Reseña invocada por CTHULHU.