PYRAMIDAL – Frozen Galaxies (2013)

 

Tenía unas ganas enormes de reseñar el segundo largo de los alicantinos Pyramidal pues por falta de tiempo no pude en su día hablar acerca de su fantástico debut Dawn In Space (2011, Radix Records), trabajo que hace un par de años supuso una de las más gratas sorpresas dentro del panorama rockero estatal  merced a una maravillosa amalgama de psicodelia, rock progresivo y ciertos guiños al universo stoner. Operando ahora a través del sello germano Krauted Mind Records nos ofrecen Frozen Galaxies, un álbum con el que la banda mantiene todo su espíritu extradimensional a pesar de esconder unas cuantas novedades en su interior.

La primera de ellas, y la más evidente, es la que nos muestra a unos Pyramidal mucho más comedidos en los metrajes y que despachan Frozen Galaxies en 45 minutos frente a los más de 75 que moldeaban Dawn In Space, y que una vez escuchando su segundo asalto sonoro habla de una banda que ha sido capaz en dos años de destilar la esencia de su propuesta sin perder por ello la genética configuradora de la misma. No necesitan más de cuatro cortes los alicantinos para superar su debut, y todo ello gracias a una redefinición de coordenadas en la que ha ganado peso la presencia del rock progresivo y el krautrock frente a una psicodelia mucho más comedida y enfocada. Del mismo modo los momentos de jam se encuentran en su justa medida consiguiendo que cuando aparecen cumplan con su cometido y huyan de la tendencia al sopor que siempre acecha en este tipo de ejercicios, y que en Frozen Galaxies potencian le evocación cósmica que late en su interior. 

Como comentaba el peso de bandas como The Moody Blues, King Crimson o Camel (por su mayor grosor guitarrero) es ahora mucho más nítido, destacando en pequeñas joyas como la genial Beyond The Lost Orbs en la que la huella de los grandes clásicos es poderosa. Tampoco se puede olvidar el amor que las composiciones de Pyramidal profesan por el krautrock, y a la profundización en el terreno de las progresiones hay que añadirle una genial ambición de ampliar horizontes y romper esquemas que nos retrotraen al legado de gigantes como Can, Ash Ra Tempel o Faust, y que marcan el inequívoco espíritu expansivo de Frozen Galaxies.  También hay espacio en la nueva criatura de los alicantinos para el space rock, y los amantes de Hawkwind y especialmente Spaceman 3 pueden gozar de lo lindo de la enérgica Sons Of Light, un tema espectacular de evocación sideral y poderío guitarrero. Pero si un corte resume y exhibe en todo su esplendor la excelencia compositiva del cuarteto esa es la final Frozen Galaxies, casi 25 minutos donde todos los ingredientes de su propuesta copulan con una exhuberancia desbordante y que se pasan en un suspiro al sumir al oyente en un extraño trance rodeado de sonoridades imposibles e imágenes procedentes de otros planos de consciencia. Colofón excelso para una de las mejores obras que ha dado la lisergia estatal en muchos años.

Pyramidal recuperan el espíritu transgresor de los 70 con una pequeña joya que se aúpa sobre los postulados del krautrock y el progresivo para lanzarse a la conquista de un cosmos preñado de lisergia y libertad creativa. Uno de los mejores trabajos rockeros que vayas a escuchar este año.

BUY IT!!! (Krauted Mind Records)

BANDCAMP

 

Reseña invocada por CTHULHU.