SULPHUR AEON – Gateway To The Antisphere (2015)

Se abrió el suelo y auroras furiosas se abatieron
Sobre las estremecidas ciudadelas de los hombres.
Entonces, aplastando lo que había moldeado por juego,
El Caos idiota barrió el polvo de la Tierra.

Nyarlothep – H.P. Lovecraft

Hace dos años que los germanos Sulphur Aeon debutaron con Swallowed By The Ocean’s Tide, un impresionante ejercicio de Death Metal lovecraftiano que sorprendía por lo acabado de su cuerpo y lo demoledor de unas composiciones capaces de combinar primarismo y épica. Sin lugar a dudas fueron una de las más gratas sorpresas de aquel año, y decididos a demostrar que aquello no fue casualidad regresan con Gateway To The Antisphere (2015, Ván/Imperium Productions), otro mazazo del mejor extremismo metálico que puedas escuchar hoy día y que de nuevo vuelve a contar con el tremebundo artwork del artista sueco Ola Larsson. Preparaos para afrontar el retorno de Cthulhu, la insoportable visión de Kadath y al Caos idiota devorar esa falsa ilusión que llamamos realidad.

Parecía imposible, pero el trío ha conseguido auparse sobre la excelencia de su opera prima para entregarnos uno de los trabajos de Death Metal más adictivos y contundentes que uno pueda recordar, consiguiendo moldear con tanta maestría sus evidentes fuentes referenciales que lejos de caer en el plagio les lleva por momentos a superar a sus maestros. Un asunto muy serio si consideramos que Sulphur Aeon se mueven entre el poderío de Behemoth, la bestialidad de Immolation y el gusto por las melodías de Hypocrisy, todos ellos esenciales para comprender el género extremo. Conscientes de que con su fórmula inicial habían dado en el clavo, los alemanes han mantenido su planteamiento centrando todos sus esfuerzos en potenciar los diferentes elementos que lo componían. Así, Gateway To Antisphere es mucho más contundente, melódico, furioso y épico que su predecesor, pero consiguiendo mantener el sentido de la proporción necesario para no romper la impía armonía al mismo tiempo que evitan que dicha potenciación caiga en lo bombástico o el despropósito. El resultado es un disco que se siente como el destilado perfecto a tres décadas de Metal Extremo, una oda a lo mejor que en muchos aspectos puede ofrecer el género, temática y artwork incluidos. También temas como Diluvial Ascension – Gateway To The Antisphere, Onwards…Towards Kadath! o Devotion To The Cosmic Chaos nos sumergen en ese sentimiento de estar ante algo “más grande que la vida”, pero aumentado hasta alcanzar cotas de puro y malsano horror cósmico. Toneladas de riffs mayestáticos en capas y oleadas orquestadas por el mismísimo Azathoth, una sección rítmica demoledora, guiños a la fría desolación del Black Metal, sonidos orientales, coros impíos y unas ambientaciones más épicas que ver morir al Sol que actuando en conjunto pueden borrarte del mapa, y que en cortes como Calls From Below, He Is The Gate o Into The Courts Of Azathoth alcanzan un éxtasis herético. Sulphur Aeon han conseguido llevar el Death Metal a un nivel de grandilocuencia casi insuperable sin caer en el ridículo, y aunque se alimenten de decádas de desarrollo del género también hay que reconocerles el mérito de haber sido capaces de aventurarse en la exploración de sus fronteras, pudiendo decir que dentro de los estándares clásicos han dictado sentencia (harina de otro costal sería la heterodoxia de visionarios como Portal o Ulcerate). Dudo que épica y bestialidad vayan a trabajar juntos a un nivel superior a lo mostrado en Gateway To The Antisphere, pero independientemente de lo que nos traiga el futuro aquí tenemos una de las mejores muestras de Death Metal epopéyico que jamás vayas a echarte a la cara. Y eso ya merece una ovación.

 

Desde el impresionante artwork de Ola Larsson a la temática lovecraftiana pasando por once cortes que destilan y potencian algunos de los mejores logros del Death Metal, Gateway To The Antisphere es una obra maestra de demolición escapista, de barroquismo primario en honor a Primigenios y Dioses Antiguos. Con ella los germanos Sulphur Aeon se aúpan sobre las espaldas de Immolation, Behemoth e Hypocrisy consiguiendo por momentos vislumbrar terrores desconocidos para sus maestros, y regalándonos uno de los mejores trabajos de extremismo sonoro del nuevo siglo. Tremendo.

 

Reseña invocada por CTHULHU.