TERRA TENEBROSA – The Reverses (2016)

terratenebrosareversescover

NotasWeb9,5

Ya es tiempo de dar todo por concluido. Esto es lo que ahora nos impulsa.

Punto Omega – Don DeLillo

Mucho ha llovido desde que Breach hicieran estallar el Post-Hardcore a finales de los 90 y se convirtieran en auténtica banda de culto y una de las más influyentes de su generación. Siempre a la sombra de sus compatriotas Refused, no me tiembla el pulso al afirmar que su legado es muchísimo más interesante que el de aquellos, principalmente por una propuesta que en obras maestras de la talla de It’s Me God (1997), Venom (1999) o Kollapse (2001) no temía huir de los focos para adentrarse en ariscos y subyugantes parajes de lija sonora, y cuya impronta en las posteriores huestes del terrorismo sonoro no ha sido aún debidamente reivindicada. El alucinante manejo de las tensiones de las que hacía gala su música no se trasladó a las relaciones personales de un sexteto que acabó devorado por las diferencias creativas y el abuso de drogas, desapareciendo pocos meses después de la edición de Kollapse.

Todo parecía perdido hasta que uno de sus miembros decidió abrazar las sombras y renacer como The Cuckoo para formar Terra Tenebrosa en 2009, y con su nueva criatura volver a crear un terremoto de increíbles proporciones en el underground extremo internacional. Acompañado de los también misteriosos Hibernal e Hisperdal, su carrera a través de los tremebundos The Purging (2011) y The Tunnel (2013) ha forjado una entidad de muy difícil catalogación merced a una propuesta donde el Ambient, el Noise, el Metal Industrial y el Black Metal menos ortodoxo confluyen en composiciones de pesadilla alimentadas por un horno de pura misantropía. A la tercera va la vencida, dicen, y en esas los de Estocolmo regresan con The Reverses (2016, Debemur Morti Productions) para recordarnos el por qué de su negro reinado en un trabajo en el que se han rodeado de luminarias como MkM (Antaeus, Aosoth) y Vindsval (Blut Aus North) entre otros.

The Reverses, por difícil que parezca, supone una nueva y sorprendente vuelta de tuerca a su ya de por sí inasible propuesta, manteniendo su esencia pero al mismo tiempo transitando parajes nuevos para el trío. Y es que el tercer disco de los suecos retiene el alma aventurera que define a Terra Tenebrosa mientras nos regala algunas de sus composiciones más accesibles e infecciosas hasta la fecha, y todo ello sin rebajar el poderío subyugante que siempre ha detentado su música. La responsabilidad de este cambio recae sobre unas dinámicas endiabladas capaces de desvincular la experimentación de la contemplación y subirla a lomos de un carro tirado por hienas dementes, resultando una obra que vuela a lomos de temazos como Ghost At The End Of The Rope, The End Is Mine To Ride o Where Shadows Are Teeth, composiciones con un gancho casi inédito en el arsenal de los suecos… hasta hoy. Sus características señas de identidad reaparecen en Marmorisation, un corte inquietante donde The Cuckoo acojona con su voz borboteante tras un velo sonoro mezcla de densidad y agudos guitarreros, y donde vuelven a demostrar que son únicos a la hora de tensar nuestros nervios a golpe de malrrollismo. Exuvia se mueve por parajes similares aunque acentuando su cualidad de banda sonora de una película que espero, por el bien de mi cordura, jamás se ruede, tal es la habilidad del trío para incrustar sensaciones incómodas y terroríficas visiones en la mente del oyente. Pero lo mejor viene de la mano de la final Fire Dances, ciclópeo cierre de más de un cuarto de hora donde lo anteriormente expuesto copula para engendrar la nueva, grotesca e irresistible máscara de Terra Tenebrosa en una danza malsana de pegajosos riffs y ambientaciones macabras ante las que sólo queda quitarse el sombrero y reír por el fin del mundo. En un momento donde la experimentación sonora amenaza con ahogarnos a través de inagotables obras de una opacidad casi exasperante, las huestes de The Cuckoo han conseguido la cuadratura del círculo con The Reverses y su inaudita capacidad de bailar mientras rompe las barreras de lo posible. Y eso, señores, está al alcance de muy pocos talentos…

terra-tenebrosa

Desde el punto medio entre gancho y experimentación nos lanzan los suecos Terra Tenebrosa su nuevo álbum The Reverses, otra terrorífica genialidad donde la porosidad de fronteras permite no sólo que Ambient, Metal Industrial, Noise y Black Metal se encuentren, sino que además nos hagan danzar esperando el puñetero Apocalipsis. Y es que con trabajos así podríamos dar todo por concluido y morir. Enorme.

 Reseña invocada por CTHULHU.