THE DEAD-END ALLEY BAND – Whispers Of The Night (2012)

 

Odio Diciembre. Y lo odio porque es el mes en el que más lanzamientos se me escapan debido a mi concentración en las tan populares e inútiles listas de lo mejor del año y en terminar los comentarios de discos que tenía atrasados. Luego toca echarse las manos a la cabeza y lamentarse. Menos mal que las bandas también echan una mano, tienen paciencia y escriben para hacernos llegar su material, algo que en el caso que nos ocupa hoy agradezco a los músicos de The Dead-End Alley Band, dúo peruano de progresivo/psicodelia que debutaron el año pasado con Whispers Of The Night a través del insigne sello germano Nasoni Records (hogar de bandas a las que amamos como Arenna, los extintos Tlön, Stoned Jesus o La Ira De Dios). La banda está formada por el talento de los multi-instrumentistas Javier Kou (guitarras, bajo, voz) y Sebastián Sánchez-Botta (voz, piano, órgano, sintetizador).

 

Whispers Of The Night es una absoluta delicia, un viaje en el tiempo y el espacio a las británicas décadas de los 60 y 70 cuando las grandes bandas de la época clásica del progresivo y la psicodelia nos brindaron sus obras maestras. Los ecos de Pink Floyd, YesSoft Machine son poderosos en el trabajo de los peruanos, pero su mano se aleja de la omnipresencia en unas composiciones donde también comparten espacio con no pocos dejes lisérgicos, pinceladas de hard rock añejo y un blues que va adquiriendo peso a medida que avanza el metraje del álbum. Teclados y guitarras son los grandes protagonistas del disco, y en el primer apartado destaca un Sánchez-Botta capaz de resucitar el legado de dos talentos tan diversos como el clasicismo expansivo de Tony Banks y la densa lisergia del recientemente fallecido Ray Manzarek, una unión de propuestas que le dan a Whispers Of The Night la capacidad tanto de mirar a las estrellas como perderse en la infinitud del propio espíritu, lo que queda refrendado en fantásticos temas como la inicial Mirrors And Seagulls, Centuries, o ese pedacito de película de terror clásica que es la genial  Nightmare Time. La labor a las guitarras de Javier Kou es también para quitarse el sombrero, siendo capaz de recordar los aires orientales de los geniales Sam Gopal en cortes como Lizard Snakes o hundirte en un profundo pantano bluesero en It’s Too Late, sin olvidar ese guiño hardrockero que es Bring Me Back Home. Y tamaño crisol se conjunta a las mil maravillas sin el menor asomo de dislocación compositiva por obra y gracia de estos dos pedazos de músicos, padres de una criatura que de haberla pillado a tiempo se hubiera convertido en una de las más gratas sorpresas de la web en el no tan apocalíptico año 2012.

Whispers Of The Night es una pequeña joya donde la psicodelia, el rock progresivo y el hard rock enamorado del blues se dan de la mano para colocar a The Dead-End Alley Band como una banda a seguir muy de cerca en el futuro, y que os brindará 50 minutos de delicioso viaje espiritual y de retorno a la edad dorada del rock. Jodidamente recomendables.

BUY IT!!! (Nasoni Records)

BANDCAMP

 

Reseña invocada por CTHULHU.