THE RESISTANCE – Scars (2013)

La escena musical sueca es digna de estudio. Especialmente las escenas rock, hardcore y metal han dado gran cantidad de bandas de una calidad difícilmente igualable, y si nos centramos en el death metal Suecia es uno de los países punteros en cuanto al estilo, principalmente porque allí se han creado dos vertientes que podríamos decir que han sido y son historia de la música extrema actual.

Esas dos vertientes a las que me refiero serían primero el death metal old school, que siempre se ha asociado a Estocolmo y a Nihilist/Entombed, entre muchas otras bandas; y el death melódico, asociado de manera indiscutible a Goteborg, siendo probablemente In Flames la banda más famosa de ese género. Y de la unión de esos dos estilos nace en cierto modo The Resistance, una banda que he tardado en descubrir y de lo cual me arrepiento viendo lo que nos han ofrecido con su primer largo Scars, editado este mismo año por earMusic. Lo primero que llama la atención de esta banda ubicada a medio camino entre las dos ciudades más importantes de Suecia es su formación. Chris Barkensjö en la batería; el recién entrado Claudio Oyarzo  que sustituye al anterior bajista Alex Losbäck; dos ex-In Flames a las guitarras como Jesper Strömblad y Glenn Ljungstrom; y en las voces ni más ni menos que Marco Aro, que también ha vuelto con sus ex-compañeros de The Haunted recientemente. Aro y Strömblad son sin duda los dos mayores “nombres” y ganchos de esta formación, o al menos lo fueron para mí, ya que nada más leer que estaban en el grupo me puse de inmediato a darle una escucha a Scars, como digo, unos meses después de su lanzamiento y vaya si me arrepiento de no haberlo hecho antes!

Si entramos en materia os diré que en Scars vais a encontrar sobre todo death metal old school con ese sonido tan característico que algunos adoramos, pero también encontraréis algo de hardcore y unas melodías marca de la casa que en conjunto le dan un frescor y dinamismo al disco que hace que la escucha sea tremendamente amena. La inicial Clearing The Slate resume a la perfección lo que digo. Blast-beats, ritmos old school y alguna melodía puntual, todo ello aderezado por la cabreadísima voz de Aro. En sólo un tema de 2:14 minutos The Resistance muestran más calidad y determinación en su propuesta que todo lo que han hecho In Flames y The Haunted en los últimos años. Una auténtica patada en la boca para comenzar, pero el derroche de poder y mala hostia  continúa y de qué manera. Your Demise y To The Death son dos apisonadoras de death old school con ciertos toques hardcore, toques que más adelante se hacen  evidentes en Expand To Expire o en I Bend-You Break donde el death metal se funde a la perfección con ese hardcore musculado del que si bien yo no soy muy fan, aquí encaja de manera genial. Por cierto, que el final de éste último tema al que hacía referencia es una puta apisonadora. No sé si The Resistance será una banda de largo recorrido y cuánto durarán, pero lo que si es cierto es que ya están actuando en directo y que ese directo tiene que ser demoledor sin duda por temas como ese, por la experiencia de sus miembros y por los misilazos que contiene todo el disco. Seguimos avanzando y con  Imperfected nos encontramos el tema más pesado y machacón, y el primero donde encontramos un estribillo marcadamente melódico. Pero no os asustéis, si Marco Aro cantara con voz melódica muy probablemente el Universo se colapsaría o Cthulhu despertaría de su letargo para destruir la Tierra, y es que el bueno de Aro despliega tal mala hostia cuando canta que resulta difícil pensar que algún día cantara un estribillo melódico en plan metalcore . Sin tener un registro espectacular en cuanto a potencia o brutalidad, destaca por encima de todo por su agresividad y honesta pasión cuando berrea. Además, las letras marca de la casa con ese tono general de odio y mala leche ayudan a que su registro sea mucho más agresivo y pasional que el de la gran mayoría de cantantes del metal actual.

Tras la descarga de los 6 primeros temas nos encontramos con el primero y uno de los pocos cortes que puede tener cierto parecido con el pasado de Strömblad y sus cada vez más descafeínados ex-compañeros In Flames. Más allá de los motivos reales que llevaran a Jesper a marcharse, uno quiere pensar que sufrió una “InFlamación” testicular al ver por dónde iban las aguas cada vez más tranquilas y mainstream de sus compañeros, y que Scars es la respuesta y la confirmación de que Strömblad era una pieza clave en esa banda, obedeciendo su marcha y nuevo proyecto a la necesidad de mostrarse honesto consigo mismo y hacer la música que realmente ama más allá del acomodo en el mainstream facilón.

Conforme avanza el disco nos vamos encontrando con el resto de temas, todos siguiendo esa onda de agresividad, de death mezclado con hardcore en el que aperecen tímidas melodías de vez en cuando que aportan algo de luz entre tanta avalancha de odio y ganas de patear culos, cerrando el disco otro tema que tiene un estribillo melódico donde Strömblad y Ljungström juegan con las guitarras recordando sus primeros días juntos en In Flames. Y mucho hemos hablado de los miembros ilustres de The Resistance sin destacar también el trabajo de Barkensjö a los parches. Y es que quizá el death metal old school no dé para lucimientos técnicos, pero este baterista (que no es ningún desconocido y tiene un extenso currículum) ejecuta todos y cada uno de sus ritmos con una pegada y un acierto incuestionable, marcándose algunos redobles y dobles bombos dignos de mención por su energía y potencia. Además, la producción ayuda a que su instrumento lleve el peso de los pedazo de riffs que van cayendo uno a uno, con ese sonido como decía anteriormente tan característico del death metal sueco y que hará las delicias de los que gustan de sonidos cortantes a la par que densos, sucios pero dinámicos, marca de la casa de la old school sueca.

Sin duda Scars es un auténtico patadón en la boca, tremendamente honesto, que se olvida de tecnicismos, modas, gorras de visera plana, flequillos o dilataciones. Estos músicos ya están curtidos en mil batallas, y si bien no aportan nada nuevo con este nuevo proyecto demuestran que los revivals bien hechos, con honestidad y maestría, son mucho más potentes y efectivos que cualquier intento de subirse al carro de las modas. Este trabajo probablemente no aparezca en ninguna lista de lo mejor del año, pero estoy seguro que sobrevivirá mejor al paso del tiempo que otros discos que sí aparecerán en ellas.

Más alla de los nombres propios de Jesper Strömblad y Marco Aro, The Resistance se han marcado con Scars un discazo excepcional que hará las delicias de cualquier fan de death sueco old school, y que dejará las cervicales de más de uno hechas polvo. Sin duda una de las grandes sorpresas de este año, no por su originalidad pero sí por su calidad.

FACEBOOK

 

Reseña invocada por KTHANID.