TOP 2016 – Nuestros libros favoritos

Si en lo musical 2016 ha sido un año exuberante y fructífero para un servidor, en lo literario no lo ha sido menos, con algunos títulos alojados directamente dentro de la categoría de imprescindibles en mi biblioteca. Se podría decir que ha sido un año de descubrimientos, de sorpresas, y de constatar que lo que faltan no son ideas o talento, sino el tiempo o la inquietud para descubrirlos más allá de la bullente vacuidad y del estruendo sordo que nos rodea. De la anestesia de la Norma. Por eso quiero compartir con vosotros algunos de esos libros que me han sacudido (algunos hasta sangrar), alucinado (algunos hasta en ausencia de drogas) o hecho reír a carcajadas, y que en mi cabeza van unidos a una red más grande donde conviven con los sonidos que habitualmente pueblan esta web.

10 – LA MOVIDA MODERNOSA de José Luis Moreno-Ruiz (La Felguera Editores)

La grandeza de La Movida Modernosa, más allá de señalar uno de los grandes timos de la cultura oficial española (algo que por otro lado dista de ser un secreto), es lo desmesurado, inmisericorde y ácido de su exabrupto contra esa cosa que se llamó La Movida. Sin pelos en la lengua, con mucha mala hostia y con la autoridad de haber sido testigo en primera línea de aquella mamarrachada (en aquella época conducía Rosa de Sanatorio en Radio 3), el señor Moreno-Ruiz lanza un sonoro escupitajo contra la mal llamada Transición democrática, los sociatas y la artificial modernidad tejida desde las instituciones madrileñas y el gobierno central para dar una coartada “intelectual” a la traición socialdemócrata. Más un bofetón que un ensayo (lo que merecía el asunto, vamos), ha sido uno de los libros más cabrones y divertidos de 2016. La Felguera rules.

09 – SANTOS Y FRANCOTIRADORES de Luis Boullosa (66 rpm)

Nadie escribe sobre música en el Estado español como Luis Boullosa. Es algo que tengo claro desde que leí su blog Kaput Magazine, devoré su excepcional opera prima El Puño y La Letra (2013, 66rpm) y tuve el placer de colaborar con él (y con otros muchos tarados) en esa fugaz locura que fue Karate Press. El gallego posee la rara y excepcional habilidad de aunar talento periodístico y literario, mostrando bellas y sintéticas (a pesar de lo abultado de su nueva obra) reflexiones que en otras manos se hundirían los densos lodos tan habituales en el género ensayístico.

Santos y Francotiradores fija la mirada en algunos de los talentos más importantes de la música estatal underground (aunque algunos de los protagonistas aquí mencionados llegaron incluso a acariciar las mieles del éxito), desde “veteranos” como Josele Santiago o Rafael Berrio a talentos emergentes como Cuchillo de Fuego, Niño de Elche o Mursego. A través de certeras entrevistas a los citados (y a otros como Marco Serrato de Orthodox o Javier Colis) Boullosa va colando reflexiones sobre el proceso creativo, la supervivencia del artista, el público… que acaban iluminando tanto el inmenso talento existente en el Estado español como las miserias de la “escena” cultural patria. Una lectura obligada para todos aquellos que siguen creyendo en la disidencia subterránea.

08 – FANTASMA de Laura Lee Bahr (Orciny Press)

2016 también ha sido el año en el que nos hemos enamorado de Orciny Press, una pequeña editorial que con Fantasma, Ciudad Revientacráneos y La Casa de Arenas Movedizas nos ha regalado alguno de los momentos más retorcidamente placenteros que recordamos en mucho tiempo. Nominada a los premios Ignotus y Kelvin 505  como mejor novela extranjera, Fantasma es la primera novela de la actriz, guionista y directora Laura Lee Bahr, y supone una experiencia simplemente fascinante. Estructurada como una narración de “elige tu propia aventura” a la que se le han eliminado las decisiones por parte del lector, estamos ante una novela donde el terror, el noir y la ciencia ficción entretejen un relato único, perturbador por momentos, cómico en otros, y que más allá de las conexiones con David Lynch o Tutsui se construye su propio universo de muertos vivos, saltos espaciotemporales y perturbaciones oníricas, porque como dice la propia autora: “Los sueños son las autopistas sin peajes de Fantasma”. Sensacional.

07 – EL BARBERO Y EL SUPERHOMBRE de Colectivo Juan de Madre (Aristas Martínez)

¿Os imagináis a un Superman con desorden de personalidad y adicto a los chutes de kryptonita diluida enfrentado a unas dementes vanguardias artísticas dirigidas por la mente criminal de un Michel Foucault transexual? Colectivo Juan de Madre sí, y con su última criatura literaria ha sido capaz de aunar la reflexión filosófica con una de las narraciones más absorbentes (y jodidamente delirantes) del año. Por sus páginas, además de los citados archienemigos, pasan Charles Manson, Susan Sontag o Ana Mendieta, tejiendo una novela con el poder como núcleo gravitatorio pero que también supone un tout de force entre el pragmatismo americano y el legado crítico kantiano (tan europeo), o si se quiere entre el reformismo del hijo de Krypton frente a la anarquía de las vanguardias y la contracultura. Una puñetera joya que tiene en las fabulosas ilustraciones de Javier Jubera la guinda perfecta a una de las más gratas sorpresas del año pasado.

06 – POLYBIUS de Francisco J. Pérez (Antipersona)

Descubrir la obra de Francisco J. Pérez y de Thomas Ligotti ha sido una de las cosas más alucinantes que a servidor le han ocurrido en los últimos años. Respecto al catalán, uno de los talentos más desbordantes de la narrativa estatal, entrar en su universo es hacerlo en un maravilloso caos de hipersticiones, negra lisergia, demencia, realidades múltiples, transhumanismo… revolución. Una puerta de entrada de la que ya no hay retorno, y si lo hay es como agente de la conspiración, como pico de tensión desde el que cortocicuitar Mundo Karaoke, como terrorista suicida en el corazón de lo Real. Polybius difumina la línea entre realidad y ficción, si acaso alguna vez estuvieron separados, y abraza la multiplicidad en un mundo donde las certezas no existen, si acaso las infinitas posibilidades de ellas, y que al terminar te deja con más dudas que al principio… magullado, dolorido y libre.

05 – EL HIELO EN EL FIN DEL MUNDO de Mark Richard (Dirty Works)

Hacía mucho que un autor no jugaba conmigo al saco de boxeo como lo ha hecho Mark Richard. Con El Hielo en el Fin del Mundo ganó el prestigioso PEN/Hemingway Foundation Award, que recibió de las mismísimas manos de Norman Mailer. Hijo bastardo de Faulkner, Bukowski y Harry Crews, Mark Richard es un cazador del vacío, entendido como ese concepto existencial que cuando te devuelve la mirada te atenaza y se queda a vivir para siempre en la boca de tu estómago. Crudo como los componentes del mencionado árbol genealógico, los relatos que componen El Hielo en el Fin del Mundo te sacuden a golpe de frase lapidaria, de pasajes que te hielan hasta el tuétano y de cotidianidad devenida en infierno, y en los que el estadounidense demuestra que tiene esa pasta tan especial que destaca a los escritores verdaderamente cabronazos. No me metía en en una pelea con él ni de coña.

04 – ALCASSERIANA de VVAA (Antipersona)

Y otro de los títulos causantes de que Antipersona sea una de nuestras small press favoritas. “Alcàsser no es un crimen cualquiera. Más allá de la conspiración y el delirio, Alcàsser es un trauma en la psique colectiva, una herida que permanece abierta”. Con esa premisa (explicada por Layla Martínez en la contracubierta del libro) nos enfrentamos a trece narraciones a cargo de algunos de los talentos subterráneos más fascinantes del Estado español, que ahondan, estiran y deliran acerca de lo acontecido a las tristemente célebres Toñi, Miriam y Desirée aquella noche de Noviembre de 1992. Negra lisergia que en Todos los colores del arcoiris de Tony Fuentes aúna de manera imposible la Ruta del Bacalao con H.P. Lovecraft; que en De lo que nos dijeron las muchachas que dormían de Layla Martínez nos hunde en un doliente delirio (“Los adolescentes no deberían morir si no son sacrificados” es una frase que sigue grabada a fuego en mi cabeza), o que en Santos de la piedra de Francisco J. Pérez crea una atmósfera asfixiante que casi se puede tocar, saborear, de la que casi se puede uno morir. En total trece zarpazos geniales, perturbadores y necesarios para que no olvidemos algo que, de todos modos, forma ya parte del ADN patrio. 

03 – CIUDAD REVIENTACRÁNEOS de Jeremy Robert Johnson (Orciny Press)

Ganadora de la última edición de los Premios Wonderland a la mejor novela del género bizarro, Ciudad Revientacráneos tiene momentos en los que a su lado Miedo y Asco en Las vegas parece Picnic en Las Vegas. Con un ritmo endiablado capaz de cortar la respiración (servidor tuvo que hacer más de una pausa para coger aire y reír a carcajadas), estamos ante una novela donde confluyen las drogas (toneladas de pastillas), monstruos comecerebros, conspiraciones y transhumanismo enredados en una espiral frenética que se siente como un balazo en el centro de todo lo que creías posible. Jeremy Robert Johnson, maldito cabrón, ha invocado una de esas obras que se te quedan agarradas al alma, y cuyo recuerdo me vuelve a provocar arritmias y falta de oxígeno. Un pasote…

02 – CICLONOPEDIA de Reza Negarestani (Materia Oscura)

Hay lecturas que se convierten en ritos, en mantras a través de los cuales lo que empezó como un simple ejercicio intelectual acaba con una metamorfosis del espíritu o con éste perdido en algún lugar ignoto de la galaxia. Magia negra que obra como ninguna otra la Ciclonopedia del señor Negarestani, mezcla de ensayo filosófico, tratado geopolítico, literatura de terror, grimorio demonológico y pura paranoia con el petróleo convertido en eje central de una pérfida conspiración solar, y cuyos efectos en el lector son hipnóticos y perturbadores. Alineado con la novísima corriente filosófica del Realismo Especulativo, Negarestani hace suyos los preceptos de Meillassoux y dinamita la necesidad ontológica en favor de la contingencia pura, abriendo las puertas a una explicación histórica tan aberrante e imposible como lógica. Al igual que sus compañeros de viaje Negarestani lucha por superar lo humano, por negarlo incluso, arribando en esa concepcion de lo real tan ajena, tan negra, tan lovecraftiana, que por el camino nos regala lo que fácilmente podría ser considerado el Necronomicón del siglo XXI.

01 – TEATRO GROTTESCO de Thomas Ligotti (Valdemar)

Si La Conspiración contra la Especie Humana me voló la cabeza en 2015, Teatro Grottesco me trituró el alma el año pasado, poco queda ya de mí tras el paso de Thomas Ligotti por mi casa. Teatro Grottesco nos muestra el nihilismo intransigente de Ligotti, pero por encima de todo al escritor incomparable que nos sacudiera en su día con Noctuario, capaz como nadie de invocar el terrorífico absurdo de la existencia y de hacer válidas las osadas afirmaciones que lo colocaban al lado de H.P. Lovecraft y Edgar Allan Poe. Estamos ante su mejor obra de ficción y algunos de los relatos aquí recogidos, caso de La Torre Roja, En Una Ciudad Extranjera, En Una Tierra Extranjera o La Sombra, La Oscuridad pueden atraparte sin remedio mientras te retuercen a un nivel que pensabas inaccesible hasta para ti mismo. Normal que hasta los mismísimos Current 93 de David Tibet se inspiraran en ellos para parir la friolera de cuatro álbumes. Demoledor. 

Selección invocada por CTHULHU.