UNIVERSE 217 – Never (2013)

Continuamos con los sorpresones de la mano de Universe 217, banda griega de Doom Metal que con Never (2013, CTS Records) nos presentan su tercer largo tras Universe 217 (2007) y Familiar Places (2011). Como veis no estamos ante una banda debutante, pero he de reconocer que no sabía absolutamente nada de ellos hasta que hace unas semanas me llegó la promo de su nuevo álbum, y tras escucharlo maravillado no tardaré en hincarle el diente a sus anteriores obras porque su propuesta me ha dejado prendado. Formados en Atenas en 2005, la banda está formada por Manos a la guitarra, el bajista Nikos, el batería Manos y la impresionante voz de su vocalista Tanya, una de las grandes armas y elementos distintivos de Universe 217. Desde su formación el cuarteto ya ha compartido tablas con titanes de la talla de Anathema, Saint Vitus, OM, Wovenhand, Scott Kelly o Amenra entre otros, y por lo que se comenta su directo es simplemente alucinante, lo que me creo a nada que consigan transmitir aunque sólo sea la mitad del huracán que es Never.

Lo primero que sorprende del álbum es la manera en que se muestra a la vez fiel al libro de estilo del género pero introduciendo elementos nada habituales en el mismo, conformándose como uno de los trabajos más personales y poderosos que servidor haya escuchado en mucho tiempo por esos lares. Si tuviéramos que resumir la propuesta de los atenienses podríamos decir que se sitúan a medio camino entre el Doom épico de Candlemass o Solitude Aeturnus y el posterior que desarrollaron bandas británicas como Anathema o Paradise Lost antes de irse a beber de otras fuentes estilísticas. Con el poderío grandilocuente de los primeros en una mano y la oscura evocación de los segundos en la otra, Universe 217 se lanzan a recorrer un camino propio que huye de los corsés y añade semillas exóticas que en Never germinan con una exhuberancia soberbia. Entre esos elementos diferenciadores destaca en primer lugar la capacidad de síntesis de sus composiciones, capaces de decir en tres minutos lo que otras bandas en diez, algo aparentemente imposible cuando nos movemos en el reino de las sonoridades plúmbeas pero que el cuarteto ejecuta con una facilidad pasmosa. Cortes como Mark My World, Gravity o Electrified son ejemplos de ello, sorprendentes ejercicios de épica descomunal encerrados en pequeños y perfectos recipientes. Como los mejores perfumes. El otro elemento que desmarca a Universe 217 del resto de formaciones es su vocalista Tanya, cuya interpretación se escapa del mero análisis racional. Su voz es como una caricia, como un huracán, como una erupción volcánica, como el oscuro abrazo de la muerte, todo en uno. En un momento en el que no hay pocas bandas de Doom con fantásticas vocalistas al frente, Tanya se erige por encima de todas ellas como una diosa clásica con la capacidad tanto de acercarse a registros rockeros como alzar el vuelo y colocarse en ese lugar insondable del cosmos donde habitan portentos como Robert Lowe o Anneke Van Giersbergen, a los que desde ya afirmo que nada tiene que envidiarles. De ello dan fe cortes como la inicial Mouth, uno de los mejores del disco gracias a una épica reminiscente de los mejores Solitude Aeturnus y que de la mano de una Tanya inhumana se convierte en una maravilla capaz de poner los pelos de punta. Aunque su propuesta se ancla indiscutiblemente en el Doom Metal también hay que señalar que Universe 217 no lo abrazan tanto como fin sino como centro de operaciones a través del cual expandir su creatividad, introduciendo no pocas progresiones que hacen guiños a la escena británica noventera y que cristalizan en temones de la talla de She o Never, los más largos del álbum y donde dan rienda suelta a todo su talento, sin limitaciones, reglas ni filtros de ningún tipo. Guitarras acústicas, teclados, pasajes de calma evocadora, explosiones de energía casi física… Un maelstrom sonoro y emocional que termina de coronar un disco redondo, disparando por el camino a Universe 217 hasta el estatus de banda de primer orden dentro del género.

Never es no sólo uno de los mejores discos del año, también es una de las obras más pasionales que jamás nos haya dado el Doom Metal, ese que abrazaba las progresiones y la eliminación de barreras en su arrastrado caminar sin miedo a las críticas provenientes de la ortodoxia. También es la consagración de Tanya como una de las mejores voces del planeta, y con ella de la mano Universe 217 han creado un trabajo capaz de poner los pelos de punta. Simplemente impresionante.

BANDCAMP

 

Reseña invocada por CTHULHU.