VIVA BELGRADO – S/T (2013)

El material de estos tíos merecía tener una edición física. Desde que les descubrí el verano pasado con su primera demo los cordobeses Viva Belgrado han ocupado un lugar muy especial en mi reproductor, y por qué no decirlo en mi vida. Y es que hacía mucho que una banda estatal no me tocaba la fibra sensible no sólo por su música, sino por sus letras. La última fue Lisabö, así que creo que con eso lo digo todo. Tras aquella demo fantástica llegó recientemente el no menos genial EP El Invierno (2013, Autoeditado), otra maravillosa colección de temas donde el post-rock, el post-hardcore y el screamo se daban de la mano para poner los pelos de punta y sumergirnos en un doliente mar de rabia y melancolía. Pero faltaba la guinda al pastel, el siguiente y difícil (en los tiempos que corren) paso en su carrera, editar todo ese material en un formato físico que los melómanos pudiéramos sobar a nuestro antojo. En nuestra ayuda llegó el sello nipón Tokyo Jupiter Records con una edición en CD que recopila los dos trabajos más dos temas inéditos a un precio incomparable (8 euros + 1,30 de gastos de envío, regalado!). Así que con el disco ya entre mis manos puedo hablar como se merece del que desde ya es uno de mis firmes candidatos a mejor álbum estatal del año.

Una de las principales ventajas de este trabajo es que al recopilar material relativamente cercano en el tiempo (tanto la demo como el EP fueron grabados a lo largo de 2012) no adolece de la falta de cohesión natural a este tipo de discos, y por el contrario fluye de manera completamente natural y armónica durante sus 45 minutos de metraje. Todo el material está también grabado en los Westline Studios, lo que apoya del mismo modo una línea sonora común manteniendo la atención del oyente en lo importante: los temas. Y qué temas, señores. Muchos son los guiños que Viva Belgrado le hacen a buena parte de las grandes bandas de post-hardcore y rock estatales, de Lisabö a Toundra pasando por Sou Edipo o los primeros Standstill, lo que evidentemente nos retrotrae a referentes noventeros como Explosions In The Sky, Mogwai, Refused, Fugazi o Mono, pero empapado el resultado con tanto ADN personal que el cuarteto cordobés escapa airoso de toda acusación de plagio. El importante peso que el screamo y los hipnóticos pasajes de spoken word tienen en su propuesta les acerca a formaciones más actuales como Touché Amoré o, sobre todo, los geniales La Dispute, con los que comparten los elementos citados más una pasionalidad y lírica muy por encima de la media.

Una vez que nos adentramos en el disco lo primero que sorprende es la variedad de sonoridades por las que se mueve Viva Belgrado a la vez que son capaces de mantener inamovibles los pilares básicos de su propuesta. Así podemos encontrar rabiosos cortes de post-hardcore primario como El Gran Danés (con un Cándido Gálvez desgañitándose de lo lindo) o la sección final de Conflagración con ese «arden los restos del imperio» capaz de ponerte los pelos de punta, y del mismo modo sumergirte en momentos de genial evocación post-rockera de la mano de Ersa o (  ). Pero los andaluces ganan de verdad por goleada cuando amalgaman todos esos referentes en una misma composición y te llevan en volandas o a dentelladas a través de paisajes preñados de policromía sonora y sentimientos a flor de piel. Grandes ejemplos son el fabuloso in crescendo de la inédita La Doulou, la rabia fría y melancólica de Reykjavík, el clímax soberbio de Catedrales o una Urobóros que te hace saltar las lágrimas cuando un afectado Cándido te suelta algo como «Somos hijos de la tragedia, de un mundo que no pudo asimilarnos. El aborto cruel y desgarrado de lo que pudo ser y no fue. Tú y yo, desorientados entre los edificios. Tú y yo, irremediablemente siameses, compartimos el dolor». Puro dolor existencial encerrado entre paisajes post-modernos que encuentra acomodo entre unas notas guitarreras capaces de revolverse, atacar y, cuando se ven vencidas, lanzarse al escapismo de sueños que jamás se cumplirán pero que aún así merecen seguir siendo soñados. Sólo así se explica la existencia de un disco como éste, una joya que nos muestra que a pesar de todas la derrotas, todo el sufrimiento y las traiciones, siempre podremos seguir gritando y creando. Una puta maravilla.

BUY IT!!! (Tokyo Jupiter Records)

BANDCAMP

 

Reseña invocada por CTHULHU.