VOIVOD – Target Earth (2013)

Una mezcla entre miedo y predisposición al enfado eran las premisas con las que encaraba el nuevo trabajo de Voivod, los «bichos raros» de la generación thrash y una de las bandas más personales y fascinantes de la escena metálica de las últimas tres décadas. Justificados prejuicios pues se trataba del primer disco tras la muerte de su guitarrista y líder Dennis «Piggy» D’Amour en 2005, principal compositor del grupo y cerebro tras clásicos de la talla de Dimension Hatröss (1988), Nothingface (1989), The Outer Limits (1993) o la última joya con él al frente Katorz (2006). Me constaba que los directos tras su fallecimiento habían continuado siendo excelentes, y que Daniel Mongrain (Martyr) estaba tocando a las mil maravillas las partes de guitarra de Piggy, pero una cosa era mantener vivo el legado de Voivod y otro atreverse a intentar engrandecerlo componiendo nuevo material sin su mente maestra. Target Earth (2013, Century Media) rozaba la herejía…

Pues todo lo contrario, ya que Target Earth es una de las más gratas sorpresas de este 2013. Una cosa es que siguieran dando buenos conciertos, pero que sin Piggy se hayan sacado de la manga un trabajo a la altura de sus grandes obras era algo que casi nadie podía esperar, reivindicando de paso la raramente reconocida aportación de Michael Langevin (batería), Denis Bélanger (voz) y Jean-Yves Thériault (bajo) al legado de Voivod. Considerados unos rara avis por todos, los canadienses siempre fueron demasiado progresivos para los thrashers y excesivamente duros para los rockeros, habitando así una tierra de nadie en la que a pesar del reconocimiento de músicos y crítica su propuesta nunca llegó a gozar de las mieles del éxito. Vamos, que eran la perfecta definición de banda de culto hasta que entrados en el nuevo siglo la amalgama entre metal y progresiones se hizo cada vez más popular, con bandas como Mastodon, Enslaved u Opeth incluso dando el salto a las grandes audiencias. En este escenario fueron muchos los que volvieron la mirada atrás y encontraron a los visionarios de Québec, y sinceramente hubiera sido una lástima que esta nueva oportunidad para ellos se hubiera perdido por el trágico fallecimiento de D’Amour. Como conscientes de ello y dispuestos a tirar adelante con el proyecto musical que ha ocupado buena parte de sus vidas, Voivod nos han regalado una obra de espíritu añejo pero mirada al frente y que tiene en Mongrain (aka Chewy) la guinda perfecta a este sorprendente pastel. Desde que Target Earth abre con el título que da nombre al disco los ecos progresivos de Dimension Hatross y Nothingface vienen a la cabeza, relajando las tensiones e induciéndote al estado de ánimo perfecto para gozar de las maravillas por venir, en forma de guitarras angulares, fabulosos escorzos estructurales y bizarrismo sci-fi que envuelven (de nuevo) una obra de una complejidad asombrosa  que tiene en cortes como Empathy For The Enemy o la muy rockera Resistance a algunos de sus mejores valedores. Mechanical Mind nos muestra el genio percutivo de Michael Langevin en una composición empapada de locura psicodélica, mientras que otras como Corps Étranger recuerdan el por qué estos señores estaban dentro de la movida thrasher merced a una fabulosa quinta marcha deudora de los buenos viejos tiempos ochenteros. En líneas generales podemos decir que Target Earth es uno de los trabajos menos «heavys» de los canadienses, pero al bascular hacia parajes rockeros han conseguido añadir frescura a su propuesta, haciendo de su regreso a los orígenes mucho más que un simple ejercicio de nostalgia y abriendo de paso todo un sendero a explorar en el futuro. Si a ello le añadimos esos característicos momentos de demencia jazzística por la que sienten debilidad, la tremebunda portada a cargo del propio Langevin y la labor de ingeniero en las mezclas del gurú Sandford Parker, tenemos simple y llanamente un disco soberbio a cargo de una banda aún a la vanguardia de la escena metálica internacional.

Voivod justifican su permanencia con una pequeña obra maestra, recuperación de sus orígenes dementes y progresivos que en Target Earth se amalgaman con nervio rockero para mirar al futuro con voluntad y ambición. Candidato serio a discazo del año.

 

BUY IT!!! (Century Media)

OFFICIAL WEBSITE

 

Reseña invocada por CTHULHU.